Increíbles beneficios de la lactancia materna en niños con autismo

El sistema gastrointestinal y el inmunológico son los más afectos en niños con TEA

Yesenia Serrano

Mucho se ha hablado del extraordinario beneficio de que las madres den el pecho a sus bebés desde el primer momento. Pero, ¿sabías o conocías los increíbles beneficios de la lactancia materna en niños con autismo? En el siguiente post encontrarás todo lo relacionado. 

Cómo actúa la leche materna sobre el organismo del niño con autismo

lactancia materna y autismo

Aunque existen aspectos médicos que aún se investigan entorno al autismo, cada vez se cuenta con más evidencia de que existen co-morbilidades asociadas a esta condición, es decir, alteraciones en diversos sistemas del organismo que podrían explicar la aparición o exacerbación de una o varias características del Trastorno del espectro del Autismo (TEA).

Considerando las teorías genéticas o las epigenéticas (que involucran a los genes y el medio ambiente), el sistema que generalmente se describe como el principal afectado es el gastrointestinal y cuando éste se afecta, también lo hace el sistema inmunológico o mejor conocido como el sistema de defensa.

Cuando una madre le da de lactar a su bebé las primeras veces, le suministra el calostro (que son esas primeras gotas de leche que salen posterior al nacimiento). Este contiene una fuente importante de inmunoglobulina A secretora (IgA secretora). La función de ella es crear una especie de barrera protectora  en las membranas celulares de la nariz, garganta e intestino del bebé, protegiéndolo de enfermedades. Al revisar las patologías más comunes en lactantes, nos encontramos que éstas son las zonas del cuerpo más proclives a procesos infecciosos.

Una de las teorías en los niños o niñas con autismo es que tienen mayor susceptibilidad de inflamación en intestino y vías respiratorias, por lo que si se administran productos no humanos se aumenta significativamente el riesgo de alergias, sensibilidades e intolerancias alimentarias que conllevan a procesos inflamatorios que se inician en el tracto gastrointestinal y se propaga luego a otros sistemas.

En el momento que el sistema gastrointestinal de un bebé (o de cualquier persona) se inflama, se modifica su microbiota, es decir, los microorganismos benéficos que mantienen el balance para absorber adecuadamente los nutrientes de los alimentos y liberar las toxinas que nos perjudican.

Ventajas de dar el pecho a niños con trastorno del espectro autista

dar el pecho a niños con autismo

La leche materna no solo tiene la IgA secretora que disminuye este riesgo, trae también consigo ese alimento especial requerido por estos microorganismos, ya que es rica en prebióticos y probióticos naturales fundamentales en el proceso absortivo. A su vez es altamente digerible, por lo que el hábito intestinal del bebé se mantiene en consonancia para la adecuada liberación de toxinas.

Cuando las toxinas, que no son más que sustancias nocivas para el organismo, no son adecuadamente eliminadas por el sistema gastrointestinal (por estar inflamado y permeabilizado) son capaces de penetrar en el torrente sanguíneo, migrar a las neuronas y crear una especie de cortocircuito en sus conexiones, las cuales pueden manifestarse clínicamente en lactantes como trastorno del sueño, irritabilidad, poco o ausente contacto visual, alteraciones en la motricidad, ausencia o poco balbuceo o limitada empatía hacia el exterior algunas de estas signos tempranos del autismo.

Un componente fundamental para el desarrollo integral del bebé son las proteínas y, aunque muchos lo desconocen, una de las presente en la leche materna es la caseína (comúnmente conocida cuyo origen es la vaca, cabra, búfala, oveja o camella). Al ser proporcionada por la madre, prácticamente elimina el riesgo de provocar alergia, sensibilidad o intolerancia alimentaria, porque aunque suene redundante, madre y bebé son de la raza humana, mientras que bebé y vaca no pertenece a la misma raza.

El estudio de la sinergia entre los sistemas gastrointestinal-inmunológico-neurológico es actualmente el foco de la mayoría de las investigaciones relacionadas al autismo. Y es que un desequilibrio en el mismo se ha denotado en muchas personas con esta condición y una vez son solventados, un importante número de ellos, aminora significativamente (incluso hay casos donde desaparecen) las características más disfuncionales.

La lactancia materna juega un elemento clave en esta ecuación, ya que interviene desde la etapa más precoz de todo ser humano y donde es importante hacer la prevención.

Puedes leer más artículos similares a Increíbles beneficios de la lactancia materna en niños con autismo, en la categoría de Autismo en Guiainfantil.com.