La Navidad vista con los ojos de un niño con autismo

La carta de Papá Noel de Teo, un niño con espectro del trastorno autista severo

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

La mayoría de los niños viven las fiestas de Navidad con ilusión, pero para los niños con autismo o con otros trastornos de aprendizaje estas fechas pueden significar días de mucho agobio e inquietud. Son momentos en los que en las ciudades hay mucho ruido (la gente, los petardos, la música), todo está iluminado y casi cuenta andar por las calles, ¡nada parece ponerse de su parte! Hablamos con Gema Domínguez, madre de un niño con autismo, para conocer cómo vive su hijo las navidades y cómo podemos prepararnos para esta época del año sin exponerle a mucho estrés. 

Cómo viven los niños con autismo la Navidad

autismo navidad

Teo tiene 11 años, a punto de cumplir en el penúltimo día del año los 12. Con dos años y, en pleno periodo navideño, su madre recibió el diagnóstico: su hijo tenía un trastorno del espectro autista severo. Han sido ya muchas Navidades con él, pero esta mujer recuerda las primeras como un proceso complicado. 'Yo no disfrute de esas fechas, solo estaba pendiente si a él le molestaba el sonido. Yo creo que es una etapa por la que todos los padres con un niño con autismo tenemos que pasar, un duelo. Pero, después de ese momento de shock, lo importante es disfrutar de las fiestas como lo hace otra familia, y disfrutar de tu hijo, adaptándose a lo que a él le guste y no teniendo expectativas', explica esta mujer. 

Y así es como, poco a poco, en casa de Teo se preparan cada año para celebrar estas fechas y, por ejemplo, poner el árbol de Navidad. 'Teo al principio no colaboraba. Yo le daba la bolita del árbol y le decía ‘hay que colgarla’, y no lo entendía, pero, lo hacía. Poco a poco, a lo largo de los años, ha comprendido el significado que tiene el árbol, al menos, de un modo festivo. Los primeros años, realmente, no era divertido, ahora me río, pero las bolas y toda la decoración pasaban los 15 días o las tres semanas de la Navidad por el suelo, porque él las ponía, las quitaba, jugaba con ellas... Estaban en cualquier sitio menos en el árbol. Pero, era como disfrutamos nosotros de esa decoración navideña'. 

Otra cosa que le gusta a hacer a Teo es cantar villancicos, una forma a través de la cual él puede llegar a identificar o a situarse en la Navidad. Tiene poco lenguaje, pero hay canciones que las puede cantar enteras, y las recuerda de un año para otro. 'Es fascinante ver cómo empieza a cantar y se acuerda de la letra que, casi seguro, a mí se me ha olvidado. A veces, yo me invento algunas cosas porque no me sé la estrofa entera y él me mira como diciendo 'No, así no es’ y me corrige', explica Gema con una tímida sonrisa en la cara. 

Qué regalar a un niño con autismo

qué regalar a un niño con autismo

Cada niño con o sin autismo tiene un interés muy particular, por eso si lo que quieres es que le guste el regalo, tienes que conocer muy bien al niño o preguntar a los papás para saber qué es lo que le interesa. A Teo le fascinan los coches, da igual que tenga miles por casa, él quiere más. Eso lo va a disfrutar y, sobre todo, se va a dar cuenta de que es un regalo. 

Otro objeto que le entusiasman son los cuentos, su medio de comunicación. Teo tiene un autismo severo, con una afectación del lenguaje a nivel de compresión y de expresión muy importante, y también muy afectada a la parte social. 'A día de hoy puede pasar mucho tiempo hojeando cuentos, señalándolos, pidiéndome que me siente con él en el sofá para que se los relate. Hemos pasado muchos años trabajando con él a través de los cuentos, modificando o adaptándolos, poniéndolos velcro con cosas que queríamos que aprendiese y eso ha hecho que tenga una pasión grande por los libros y sus historias', explica la mamá de Teo.  

La carta a Papá Noel o los Reyes Magos de un niño con autismo

la carta a papá noel de un niño con autismo

¿Incluirá alguna de estas cosas en su carta para Papá Noel o los Reyes Magos? Y es que Teo, como cualquier otro niño, hace su carta para sus majestades de Oriente o el hombre del traje rojo, aunque su forma de pedir lo que quiere al principio les costó a sus padres entenderlo. 'Teo no tiene casi lenguaje y él lo que hace es ir a una tienda y coger todo lo que pilla y meterlo en un carro. Pero, aprendimos hace años, que si le dábamos un libro de juguetes, él iba recortando lo que le gustaba. Al principio, parecía algo caótico, parecía que estaba rompiendo el librito. Pero, al final nos dimos cuenta que lo que hacía era cortar los juguetes que les gustaba y yo los ponía en su carta', explica su madre. 

Consejos a los padres con niños con autismo para disfrutar de la Navidad

consejos para padres con autismo

El día a día de una familia con un niño con autismo requiere un trabajo en el que hay que ir aprendiendo a desenvolverse en un mundo bastante hostil para este tipo de chavales. Quizás todo viene de un problema que tenemos los padres: nos ponemos expectativas muy altas de cómo va a ser nuestro hijo. 

Da igual que tu hijo sea neurotípico o tenga autismo u otra discapacidad, hay que dejar al lado objetivos y disfrutar de tu hijo como es. 'Aunque al principio sea difícil y al niño le cueste mucho, hay que exponerle pero suavemente, no maltratando, a lugares con mucha gente y muy paulatinamente. Eso es lo que hemos hecho en casa con Teo y, a día de hoy, podemos llevarle prácticamente a cualquier sitio. No es de un día para otro, es un trabajo diario. Pero, al final sirve para disfrutar mucho, por ejemplo, de estas fechas navideñas', concluye esta madre.

Puedes leer más artículos similares a La Navidad vista con los ojos de un niño con autismo, en la categoría de Autismo en Guiainfantil.com.