Consejos para evitar el estreñimiento infantil en verano

El peligro de que el niño sufra estreñimiento en verano

Iván Carabaño Aguado

Qué te voy a decir que no sepas: los días son cada vez más largos, a tus hijos les apetece estar más tiempo al aire libre, jugando con amigos… Y eso hace que se distraigan de esos otros “deberes” que tenemos, como ir al baño.

Si a eso le añadimos que en esta época del año, los niños pierden más líquidos de lo habitual a través del sudor, ya tenemos un caldo de cultivo para que el niño predispuesto para el estreñimiento se ponga un poco peor. A continuación, desde Guiainfantil.com queremos darte una serie de consejos para evitar el estreñimiento infantil en verano y para ayudar a que el intestino de los más pequeños de la casa siga la regularidad deseada.

Cómo evitar el estreñimiento infantil en verano

Estreñimiento infantil en verano

-Anímales a consumir ensaladas. Puedes hacer un pacto con tu hijo. Por ejemplo: si le entusiasma la pasta, compra una buena pasta integral, cuécela con tiempo y déjala enfriar. Utilízala como base, y añádele tomates cherry, maíz, un poco de manzana, unas cuantas hojas de lechuga, algún fruto seco, un poco de pollo cortado en daditos que te ha sobrado del día anterior, etc. Riega la mezcla con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, y tendrás el éxito asegurado. Esto es solo un ejemplo. Pues emplear otras bases, como la lechuga o el arroz. Yo con mis hijos selecciono varios ingredientes, y dejo que ellos mismos confeccionen su ensalada favorita “customizada” (por ejemplo, a mi hijo Alberto le encanta la “ensalada 4”, que lleva canónigos, nueces, queso fresco y pera).

-Las frutas tienen un papel destacado. A lo largo del día, aconsejo que los niños consuman al menos tres piezas de fruta, entera (no en zumo, que es mucho más sana). Al igual que las verduras, son las reinas de la fibra, que ayuda a mantener la ansiada regularidad intestinal.

-No te olvides de las legumbres. Con las legumbres en frío se pueden construir ensaladas muy divertidas y que maridan perfectamente con algún elemento que le dé un punto cítrico, como los pepinillos encurtidos, o las aceitunas. Las legumbres son muy saludables, y son una generosa fuente de fibra.

-La bebida ideal para prevenir el estreñimiento es el agua. El cuerpo de los niños tiene mayor cantidad proporcionalmente de agua que el de los adolescentes y adultos. Por eso es tan importante mantenerles bien hidratados. El agua, así mismo, favorece la creación de un bolo fecal más fácilmente evacuable. ¡Adelante con ella!

-Dile que “no desatienda la llamada”. Juego va, juego viene, el niño siente ganas de evacuar y las ignora para no dejar el juego. Es más, opta por retenerse; esto es, “aprieta hacia dentro”. Este es uno de los errores más comunes y potencialmente responsables del modo más común de estreñimiento, el llamado estreñimiento funcional por hábito retentivo. Lo más sencillo es que el niño sepa identificar cuál es el momento del día en el que le resulta más fácil hacer caca. Dicho momento suele ser por la mañana, después del desayuno.