Lo que tienes que saber sobre el divertículo de Meckel en niños

Cómo se diagnóstica y cuál es el mejor tratamiento a seguir

Meybol Lorena Ramírez

Cuando nacen los bebés, los médicos realizan un control completo y llevan a cabo distintas pruebas para chequear que todo está correctamente. Existen, sin embargo, anomalías que no son detectables a no ser que se lleve a cabo un examen exhaustivo, como es el caso del divertículo de Meckel en niños. Si quieres saber en qué consiste, sus síntomas y tratamientos, ¡sigue leyendo! 

Que es el divertículo de Meckel

divertículo de Meckel

El divertículo de Meckel es la anomalía congénita más frecuente del tracto gastrointestinal (2%). Se trata de una protuberancia parecida a una pequeña bolsa que sale de la pared del intestino delgado, que está presente en algunos niños desde el nacimiento. Alrededor del 2 al 3% de los bebés nacen con divertículo de Meckel. La mayoría de los niños - es más frecuente en varones- no tienen síntomas, pero a veces se produce un sangrado rectal sin dolor o se infecta el divertículo.

El divertículo de Meckel es un resto del conducto onfalomesentérico. Este conducto es el encargado durante el desarrollo embrionario de comunicar a una estructura llamada saco vitelino (que se encuentra por fuera del embrión), con el intestino primitivo. A medida que avanza el desarrollo del embrión, desaparecen de manera espontánea tanto el saco vitelino como el conducto onfalomesentérico, quedando un pequeño porcentaje de la población general con algún resto de dicho conducto.

Qué síntomas produce el divertículo de Meckel

La mayoría de los niños con divertículo de Meckel no presentan síntomas y muchos adultos se enteran de que tienen la afección cuando esta es descubierta durante una intervención quirúrgica por otro motivo. Los síntomas surgen, por lo general, durante la primera década de vida (se presenta habitualmente antes de los dos años de edad).

Las manifestaciones que produce se originan debido al contenido de estos divertículos, que en su gran mayoría contienen mucosa gástrica (del estómago) ocasionando úlceras con sangrado. El divertículo de Meckel es más frecuente en pacientes con malformaciones congénitas, especialmente onfalocele, atresia de esófago y malformaciones anorrectales. Las más comunes son:

- Sangrado rectal indoloro.

- Dolor abdominal.

- Deposiciones con sangre  de color entre rojo oscuro y rojo ladrillo o con consistencia gelatinosa (apariencia de mermelada de grosella por la mezcla de sangre y moco).

- Vómitos e irritabilidad.

- Masa palpable en abdomen.

- Distensión abdominal.

¿Por qué es un problema el divertículo de Meckel?

diverticulo de meckel en niños

Cuando el intestino desarrolla una úlcera, se puede producir un sangrado abundante, lo que ocasiona anemia (bajos niveles de glóbulos rojos en la sangre). Si se pierde gran cantidad de sangre, el niño puede padecer un shock, que es una situación que pone en riesgo la vida. También se puede producir una infección grave (peritonitis) si el intestino se perfora y los desechos se filtran hacia el abdomen, provocando una obstrucción intestinal.

Cómo se diagnostica y cuál es su tratamiento

Es de suma importancia un buen examen físico e historia clínica completos. Se pueden realizar pruebas de diagnóstico por imágenes para evaluar el tracto intestinal, pero sobre todo es importante una evaluación exhaustiva, ya que se confunde con otras patologías.

- Análisis de sangre.

- Estudios de imagen como radiografía de abdomen o ultrasonido.

- Si los médicos piensan que la hemorragia rectal  podría ser un divertículo de Meckel, se puede realizar un estudio llamado gammagrafía de Meckel. Consiste en  administrar por vía la vena una pequeña cantidad de una sustancia radiactiva inofensiva, la cual es captada por las células del divertículo, que puede ser observado mediante una cámara de detección radiosensible (este estudio es el más preciso para la detección del divertículo de Mckel).

- También se puede realizar una colonoscopia ante la sospecha del diagnóstico.

Si un divertículo no presenta síntomas, no es necesario ningún tratamiento, pero si el divertículo causa hemorragia, obstrucción o síntomas persistentes debe extirparse quirúrgicamente (cirugía). Una vez reparado un divertículo de Meckel, por lo general no hay problemas a largo plazo.

Puedes leer más artículos similares a Lo que tienes que saber sobre el divertículo de Meckel en niños, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.