Prolapso durante el embarazo o tras el parto

Cuáles son los síntomas del prolapso en embarazadas y en el posparto

Sara Cañamero de León

¿Alguna vez oíste hablar del prolapso? Un prolapso es la caída o el descenso de uno o más órganos de la cavidad pélvica hacia el exterior. Los órganos que se ven afectados son la vejiga, el útero, el recto, la uretra que van cayendo progresivamente hacia la vagina, pudiendo llegar, si no se pone remedio, a salir hacia el exterior.

Descubre más acerca del prolapso durante el embarazo o tras el parto. Te contamos qué es y cómo prevenirlo. 

Causas del prolapso durante el embarazo y tras el parto

Prolapso en el embarazo y tras el parto

La causa del prolapso es el fallo de los sistemas de sostén de estas vísceras, es decir los músculos, ligamentos y fascia no cumplen con su función. Y suele ser debido a varios factores:

- Causas hormonales: embarazo, menopausia por alteración del tejido conjuntivo.

- Embarazos: el suelo pélvico debe soportar mucho peso durante los meses de gestación y puede verse debilitado por este motivo.

- Peso del bebé elevado.

- Embarazos múltiples.

- Parto: expulsivos prolongados, pujos en apnea, instrumentales, maniobras de Kristeller, pujos dirigidos.

- Estreñimiento o tos crónica.

- Deportes de impacto: correr, crossfit, etc.

- Levantar pesos elevados.

- Diástasis de rectos: separación anormal de los rectos abdominales, hacen que el abdomen no cumplan su función, y todas las presiones abdominales y torácicas puedan impactar de manera continua en la cavidad pélvica.

Se estima que el 50% de las mujeres que han estado embarazadas pueden sufrir un prolapso en diferentes grados, con lo cual al ser algo que no sólo se puede prevenir; sino que tienen tratamiento, es importante observarnos y conocer

Síntomas de prolapso durante el embarazo o tras el parto

Uno de los principales síntomas del prolapso es la incontinencia urinaria. Para algunas mujeres la causa de su estreñimiento es justo un prolapso.

Otras mujeres acuden a consulta por tener sensación de peso en la vagina, o refieren que notan “algo dentro”; especialmente al final del día o después de hacer alguna actividad que requiere algo más de intensidad.

También se pueden sentir incomodidad, molestia e incluso dolor durante el coito; ya que si los órganos no ocupan el lugar, durante la penetración pueden sentir disconfort.

En casos más graves, las mujeres pueden llegar a acudir a urgencias con un bulto que protruye fuera de la vagina (en casos de prolapsos grado IV).

Tratamiento del prolapso en embarazadas y durante el posparto

El tratamiento va a depender de la causa/causas que lo originan y el grado del mismo.

En los primeros estadios (por eso es tan importante el diagnóstico precoz) podremos tratarlos de la siguiente manera, sin necesidad de cirugía, pero para ello es necesario que acudas a un especialista: fisioterapeuta o matrona especializados en suelo pélvico; que valoren bien tu caso y te propongan lo que es conveniente para ti. Por norma general el manejo de los casos leves-moderados es:

- Gimnasia abdominal hipopresiva.

- Pesarios: son dispositivos que sirven para mantener los órganos pélvicos en su sitio, ya que al colocarse dentro de la vagina sujetan sus paredes, y evitan que estos caigan por gravedad. Hay multitud de formas, materiales, tamaños etc; dependiendo de la mujer, el tipo de prolapso y el uso para el cual se prescriba.

- Evita el sobrepeso.

- Evita la ropa ajustada.

- Controla el estreñimiento y trata la tos crónica.

- No realices ejercicios hiperpresivos sin estar segura de hacerlos con buena técnica.

- Controla y monitoriza los entrenamientos de alto impacto en suelo pélvico, como correr, saltar o levantar peso.