Factores que predisponen o desencadenan una diástasis abdominal

Lo que debes evitar para tu abdomen goce de buena salud y no se separan los rectos

Jenifer Merino
Jenifer Merino Fisioterapeuta

La diástasis abdominal es una distensión de la faja abdominal: la separación de los rectos abdominales respecto de la línea alba del abdomen. A partir de los 2,5 centímetros se puede considerar que hay una diástasis, por debajo sería fisiológico, y por encima de 4 o 5 centímetros habría que valorar la cirugía abdominal. ¿Qué factores predisponen o desencadenan una diástasis abdominal? 

Cómo saber si se tiene diástasis abdominal 

palpación y diástasis

La palpación es el método más común para valorar la separación de los rectos abdominales, si dispusiéramos de un ecógrafo o un caliper podríamos ser más precisos, pero para su diagnóstico no es imprescindible, ya que existe una buena correlación entre las tres pruebas.

Para valorar el grado de diástasis abdominal mediante  la palpación, situamos el dedo índice y medio a nivel umbilical y le pedimos al paciente que realice una flexión anterior de la cabeza y cuello: el test será positivo cuando la separación entre los dos vientres musculares de los rectos abdominales supere los 2,5 cm; a continuación lo realizaremos a nivel supra e infraumbilical.

Personas más propensas a tener diástasis 

quién puede sufrir diástasis

La diástasis abdominal es frecuente durante y después del embarazo, existiendo una prevalencia entre el 30% y 70% durante el embarazo y el postparto. Los cambios hormonales causados por la relaxina, progesterona y estrógenos originan el sobreestiramiento de los rectos del abdomen, además de que el propio embarazo conlleva una alteración de la biomecánica de la postura, disminuyendo el soporte de los órganos viscerales.

Una hipotonía de la faja abdominal, inestabilidad lumbo-pélvica y debilidad de la musculatura del suelo pélvico suelen ir de la mano de una diástasis, pero también se ven casos de personas muy deportistas, que por excesivo reclutamiento de los rectos abdominales ven acortados los mismos, lo que también puede ser un factor negativo.

El sobrepeso, ya sea por un embarazo o no, provoca un aumento de presión en la zona abdominal que provoca indirectamente una distensión abdominal. El estreñimiento o la tos también pueden afectar negativamente.

Lo que debes evitar para no tener separación de rectos

qué no hacer en la diástasis

Pero llegado a este punto lo más importante, además de explicaros qué podemos hacer para mejorar nuestra diástasis, es saber y tomar conciencia de lo que debemos evitar:

- No hacer abdominales
Si el origen de tu diástasis ha sido el embarazo, ¡no tengas prisa en volver a tu estado de forma habitual! Es normal que quieras volver a verte como antes y que cuides tu alimentación y hagas ejercicio, pero sustituye las abdominales clásicas por paseos con tu bebé. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá (y tu bebé también)!

- Controla el peso que coges
Está claro que habrá cosas que no puede evitar hacer, como coger a tu pequeño en brazos, pero sí quizás no deberías ir tú sola al supermercado a comprar leche o garrafas de agua. Con diástasis abdominal, ¡no es lo más aconsejable!

- Evitar los ejercicios de impacto
¿Sabes a lo que me refiero verdad? Zumba, fitness, saltar a la comba... Lo más importante ahora es que tu abdomen se corrija y después ya habrá tiempo de dar saltos.

- Sé constante con los ejercicios que tu fisioterapeuta te prescribe
En este momento toca ser muy aplicado y responsable y no saltarse por nada del mundo los ejercicios para  corregir la diástasis de rectos que tu fisioterapeuta o tu matrona te haya recomendado.

- Cuidado al toser o al estornudar
Un gesto tan inocente como este puede agravar esa diástasis. Para intentar que no vaya a más, aquí te dejo un truco: coloca las manos en el área del abdomen la próxima vez que tengas ganas de toser o de estornudar

- Modera el uso de fajas abdominales
Es probable que te recomienden usar faja abdominal, pero antes de nada hay que tener en cuenta ciertas medidas: no ponérsela todo el día y buscar una que nos sostenga pero sin causar más presión en la zona.

Según vayas progresando en tu recuperación, irás comprobando cómo cada vez puedes ir haciendo más cosas sin molestias y sin agravar tu separación de rectos.

Ejercicios para trabajar diástasis abdominal

hipopresivos para la diástasis

Lo primero que os recomendaría sería acudir a vuestra matrona y/o fisioterapeuta de confianza especializado en suelo pélvico, para ver en qué grado estáis y qué podéis empezar a hacer, por un lado para mejorar y disminuir la diástasis que tengáis, y, por otro lado, para tomar mucha conciencia de lo que no es conveniente que hagáis.

No hay una solución perfecta, hay que practicar distintos ejercicios y podemos empezar por los que mejor se nos den y más fibras de nuestro transverso y nuestro periné recluten; de esta manera se irá ganando fuerza y coordinación. Podremos empezar por unos y, poco a poco, ir evolucionando y cambiando de ejercicios:

- Gimnasia abdominal hipopresiva.

- Trabajar el transverso del abdomen en profundidad (Técnica Tupler).

- Método de reeducación postural propioceptiva perineal (5P ChantalFabre).

- Fortalecimiento del core.

- Ejercicios de suelo pélvico, en referencia a los ejercicios de Kegel.

La duda de muchas mujeres: ¿la diástasis se cura?

futuro de la diástasis

Hay algunas mujeres que se recuperan espontáneamente de una diástasis, otras que mejoran tanto que apenas se nota la marca de la línea alba. Están también aquellas personas que, aunque tienen muy marcado el 'surco' entre los abdominales (1 o 2 centímetros) tienen buen control, y otras que mejoran con los ejercicios, pero cuando lo dejan se les vuelve a ampliar la diástasis.

Estas mujeres son las candidatas a una cirugía, que puede ser una malla o una sutura parcial de los rectos. Elegir una opción u otra queda a criterio del cirujano y dependerá de si hay hernia umbilical, que suele acompañar en las diástasis grandes que requieren de una cirugía.

Puedes leer más artículos similares a Factores que predisponen o desencadenan una diástasis abdominal, en la categoría de Enfermedades - molestias en Guiainfantil.com.