Si sospechas que tienes diástasis, ¡evita hacer estas 7 cosas!

Realizar ejercicios de alto impacto podrían empeorar esta situación

Jenifer Merino
Jenifer Merino Fisioterapeuta

Cuando la mujer da a luz, quiere recuperar su figura de antes de quedar embarazada, pero en ocasiones las tripa se queda floja y por más que cuida su dieta, ¡eso no mejora! ¿Has oído hablar de la diástasis de rectos? Durante el embarazo, aumentan la probabilidades de tenerla porque los rectos se separan para dar espacio al útero y al bebé que crecen. ¿Qué acciones diarias podemos hacer o, mejor dicho, evitar si sospechas que tienes diástasis? ¡Te lo cuento a continuación! 

Recomendaciones y acciones a evitar si sospechas que tienes diástasis 

medidas diástasis

Antes de hacer ejercicios para la recuperación de una diástasis, tenemos que tener en cuenta ciertas medidas preventivas, y que es tan importante hacer los ejercicios recomendados como tomar estas precauciones:

1. No hacer abdominales
Me refiero a esas que consideramos de 'de toda la vida” (para los rectos abdominales y los oblicuos internos y externos del abdomen) o cualquier otro ejercicio donde haya que hacer rotaciones o giros, debido a que este tipo de ejercicios pueden agravar la diástasis de los rectos abdominales (por ejemplo hay ejercicios de pilates que deberíamos modificar en este caso y también hacer con mucho control posturas de yoga que extiendan los abdominales, como la postura de la vaca o del perro).

2. No coger objetos pesados
Es complicado, pero alzar a tus hijos puede ser una causa que perpetúe y/o agrave tu diástasis, por eso debemos tomar mucha conciencia y, cuando tengamos que cogerles, hacerlo siempre con mucho control para que nuestro abdomen no sobresalga y no nos hagamos más daño.

3. No correr, no saltar o hacer ejercicios que hagan una hiperpresión abdominal
En general evitar los ejercicios que impliquen impacto: correr, saltar a la comba… por lo menos hasta que vayamos mejorando nuestra diástasis y podamos hacer estos ejercicios sin notar que nuestro abdomen se abombe.

4. No dejar para mañana los ejercicios que tu fisioterapeuta te prescriba
Empezar cuanto antes a hacer los ejercicios para corregir la diástasis de rectos después del parto hará que tengamos más posibilidades de que disminuya esa separación abdominal; pero aunque haya pasado tiempo, empieza cuanto antes, siempre se puede mejorar (incluso si te han dicho que tienes que someterte a una operación quirúrgica, hacer los ejercicios hará que la cirugía tenga una mejor recuperación y mayor porcentaje de éxito).

5. Cuidado al toser o al estornudar
Intenta colocar las manos en el área del abdomen para sostenerlo en su sitio, y no distender la tripa ni abombar el abdomen.

6. No abusar de fajas abdominales, buscar una específica para diástasis y no usarla de forma continua e indefinida
Lo importante es ponérsela cuando estés tumbada, para que no hagamos presión hacia la tripa y el suelo pélvico y buscar una que nos sostenga pero sin causar más presión en la zona; primero ajustar la zona que está por debajo del ombligo y luego ir ajustando el resto de la faja hacia arriba; si en lugar de ser continua, la faja puede tener dos o tres 'cuerpos' (partes), mejor la podremos ajustar.

7. Acude a un profesional cualificado
A tu matrona o fisioterapeuta especializado en suelo pélvico. No te pongas en manos de alguien que no sepa diagnosticar bien tu diástasis y que te prometa que con abdominales vas a mejorar, porque seguramente no sólo no mejores sino que puedas empeorar. Necesitas otro tipo de ejercicios que se basan en la activación y control del transverso del abdomen, que es el músculo más profundo de la zona abdominal (entre ellos están los hipopresivos, pero no son la única técnica).

No quiere decir que no vayas a poder hacer nada de esto nunca más. Lo importante es tomar conciencia de tu cuerpo, saber qué cosas te pueden perjudicar si las haces sin control, y aquellos ejercicios que te pueden ayudar. Y según vayas progresando en tu recuperación, irás comprobando cómo cada vez puedes ir haciendo más cosas sin molestias y sin agravar tu separación de rectos.

Puedes leer más artículos similares a Si sospechas que tienes diástasis, ¡evita hacer estas 7 cosas!, en la categoría de Posparto en Guiainfantil.com.