El sueño de los bebés entre 4 y 7 meses. Buenas y malas noticias

Trucos para que los bebés establezcan una rutina a la hora de dormir a su hijo

Andrea Cardozo

Muchos papitos piensan que por qué el bebé a los 3 o 4 meses ha comenzado a dormir más horas durante la noche, se acaban por fin los despertares nocturnos y ya son unos pequeños adultos en esto de dormir. Buenas y malas noticias. Ciertamente, el sueño de los bebés entre los 4 y 7 meses va avanzando hacia la conformación de su ciclo circadiano del sueño tal como un adulto, consolidándose un periodo de sueño nocturno más largo que el que venía presentando hasta hora. Sin embargo, estamos en presencia de otra etapa de ajustes en el sueño infantil y en este período de transición los despertares son muy frecuentes, a veces pueden llegar a ser mayores que en el período anterior (de 0 a 3 meses).

Cómo es el sueño del bebé entre los 4 y 7 meses

crisis del sueño en bebés

Es importante que los papás estén informados de que el patrón de alimentación tiene una influencia muy marcada en la conformación del patrón de sueño del bebé. En los niños que son alimentados con pecho, sus necesidades de alimentación son más frecuentes y, por tanto, sus intervalos entre comidas son más cortos, por lo que tardan más tiempo en alargar su patrón de sueño nocturno. Pero bien vale este tiempo extra, por los grandes beneficios que está recibiendo el bebé al alimentarse del pechito de mamá.

En esta etapa, los bebés pueden acumular un total de 14 horas de sueño durante todo el día, alternando sus patrones de vigilia y sueño. Gracias a la maduración que ha ido adquiriendo su cerebro, el bebé cada vez es más capaz de ir adaptando su reloj biológico. Durante esta etapa, el sueño del bebé se caracteriza por ser:

CIRCADIANO, es decir, ahora ya diferencia entre el día y la noche. Aunque cada niño va a su ritmo, en su mayoría, a los 7 meses suelen hacer varias siestas cortas durante el día y duermen un período más largo por la noche. Cercano a los 6 meses, su periodo de sueño nocturno equivale, aproximadamente, a la mitad del tiempo total de sueño en todo el día.

POLIFÁSICO, a partir de ahora, no solo tiene adquiridas casi todas las fases del sueño del adulto, sino que puede unirlas con más facilidad y hacer sueños de más de un ciclo, con lo que poco a poco se prepara para poder desarrollar un patrón de sueño adulto. Sin embargo, el hecho de poder unir más de un ciclo implica, a veces, más despertares, ya que son muy comunes los micro despertares al terminar un ciclo de sueño.

INESTABLE, esto es debido al surgimiento de las fases que faltaban y el bebé necesita adaptarse a ellas, por lo que vemos una especie de ensayo, en el cual el bebé va ajustando su propio ciclo.

Cómo tratar las crisis del sueño infantil 

el sueño infantil

Ante esta inestabilidad, los padres no lo pasan muy bien. Sin embargo, esta no afecta al bebé, él simplemente va probando y ajustando hasta dominar la técnica de pasar de una fase a otra. En esta etapa también se suman otros cambios como la reincorporación de mamá al trabajo, el inicio de alimentación complementaria y la exploración de todo a su alrededor, siendo una época muy crítica para los niños y, quizás, una en la que necesiten nuestra mayor comprensión.

Este es un buen momento para comenzar a establecer una rutina para la hora de dormir

- Prueba a darle un baño relajante, solo con agua tibia (sin agregar hierbas o cualquier otro producto comercial).

- Tómate tu tiempo para colocarle su ropa de dormir de manera pausada, sin apuros. 

- Arrúllalo con una canción de cuna, su besito de buenas noches y a la cuna (o cama si hacen colecho).

Hazlo todas las noches en el mismo orden y en el mismo horario, ¡hará que el bebé lo asocie a que llegó la hora de dormir!

También ayúdalo a establecer una hora habitual para despertarse, que a su habitación lleguen la luz y los ruidos normales a la hora prevista en la mañana. Tener un patrón regular en la noche para dormir y en la mañana para despertar le ayudará también a crear su patrón de siestas durante el día.

Algunos papás piensan que, si no duerme las siestas, tendrá más sueño en la noche y dormirá más horas de corrido, lo cual no es cierto. Eliminar las siestas dará un cansancio excesivo al bebé, quien podrá tornarse irritable y con mayor dificultad para conciliar su sueño nocturno.

En sus despertares nocturnos, vigílalo y acompáñalo, no lo dejes solo. Los adultos también tenemos pequeños despertares nocturnos, al cambiar de posición mientras dormimos, por ejemplo, solo que no nos acordamos. Así mismo sucede en los bebés, lo importante es que cuando despierten se sientan acompañados para poder volver a dormirse.

Puedes leer más artículos similares a El sueño de los bebés entre 4 y 7 meses. Buenas y malas noticias, en la categoría de Sueño infantil en Guiainfantil.com.