Fútbol infantil: un deporte para todos

El derecho de los niños a jugar al fútbol

En todo el mundo, son millones los niños que juegan al fútbol a diario. Hay muchos que juegan en el recreo del colegio, en el patio de la urbanización, en el parque, en un equipo de su barrio o ciudad. Pero también hay otros muchos que se apuntan a las escuelas de fútbol infantiles con la intención de jugar partidos contra equipos de otros colegios, adquirir técnicas y habilidades, o bien con el objetivo de convertirse en verdaderos astros del balón.

Las escuelas de fútbol infantil

Las escuelas de fútbol intentan formar a profesionales del mundo del balón. Cuentan con entrenadores, médicos y fisioterapeutas que ayudan a tus hijos a convertirse en grandes futbolistas.

Fútbol infantil

Las sesiones de entrenamiento siempre son divertidas y entretenidas. En la escuela, los niños no sólo aprenden técnicas y habilidades para robar el balón al oponente o marcar goles, también aprenden a trabajar en grupo y mejoran y desarrollan su psicomotricidad. Como en todos los deportes, los niños se arriesgan a sufrir lesiones como torceduras de tobillos o rodillas, esguinces o fracturas, pero los profesores suelen preparar a los pequeños para que sepan como apoyarse al caer o intentar evitar estos accidentes. Para que el trabajo fructifique, las escuelas dividen en grupos a los niños, según su edad, y a medida que van mejorando van subiendo de grupo y entrenando más fuerte y más días. Hacen ejercicios de velocidad, circuitos de resistencia aeróbica y trabajan la forma física.

Fútbol: un deporte para todos

Las escuelas de fútbol están abiertas a todos, incluidos los niños con alguna discapacidad o trastorno físico como asma, alergia, Síndrome de Down, hiperactividad o sordera. Esas alteraciones no les impiden de jugar al fútbol. El deporte mejora su relación con los demás y les da más seguridad en sí mismos. En Unicef reconocen que el fútbol es un instrumento educativo valioso que puede ayudar a los niños a superar traumas y frustraciones. Niños mayores pueden recuperar la infancia "perdida" a través del fútbol. Unicef utiliza el fútbol de muchas formas y en muchos países para educar a los niños en sus relaciones con los demás, divertirles, protegerles de la violencia, los abusos y de otros males, concienciarles acerca del sida, etc.

Lee la primera parte del artículo: El fútbol para los niños