Los derechos del niño hospitalizado

Las ayudas a los padres con un hijo enfermo en el hospital

Según se recoge en la Carta Europea de los Derechos del Niño Hospitalizado, 'el niño tiene derecho a estar acompañado de sus padres o de la persona que los sustituya, el máximo tiempo posible, durante su permanencia en el hospital, no como espectadores pasivos sino como elementos activos de la vida hospitalaria, sin que ello comporte gastos adicionales; el ejercicio de este derecho no debe perjudicar en modo alguno ni obstaculizar la aplicación de los tratamientos a los que hay que someter al niño'. Sin embargo, en la práctica, los padres se veían obligados a dividirse entre su trabajo y el cuidado de su hijo enfermo.

Cómo atender a un niño hospitalizado

Los derechos del niño hospitalizado

Hasta ahora esta situación era muy injusta, ya que los padres se veían obligados a pedir bajas laborales por otros motivos con el fin de estar el mayor tiempo posible acompañando a sus hijos en el hospital, durante sus tratamientos. El recurso a estas falsas bajas para poder estar con sus hijos crea un estrés excesivo a algunas familias. Al principio, todo el mundo se vuelca, incluso las empresas, pero cuando el tratamiento se alarga comienzan los problemas y para algunos la presión llega a ser insoportable.

Un derecho del niño enfermo

Es un derecho del niño, que cuando esté enfermo su padre o su madre estén con él, aunque también se trata de un derecho de los padres y de un beneficio para los niños. Sólo en cáncer infantil, se dan en España alrededor de 1.300 casos al año, el 80 por ciento se curan, pero los tratamientos se alargan de seis meses a dos años. Al mismo tiempo, se calcula que el presupuesto medio de una familia con un menor enfermo aumenta una media de 400 euros a 600 euros mensuales entre medicamentos, alimentos especiales o desplazamientos. Y algunos estudios, llevados a cabo por asociaciones de enfermos crónicos infantiles han revelado que de cada 10 familias, 7 no podían conciliar la vida laboral con la familiar y 3 perdían el trabajo.

Conciliar cuidado de los hijos y trabajo

En España, ahora unas 3.000 familias con hijos que padecen enfermedades graves podrán acogerse, desde el 1 de enero de 2011, al nuevo subsidio temporal aprobado por el Gobierno que regulará la situación laboral de estos padres y que garantizará tranquilidad a las familias gracias a la baja laboral y a la consiguiente ayuda económica del Estado. La medida, pensada en un principio para los padres con niños con cáncer, se ampliará a cualquier otra enfermedad grave que requiera ingreso hospitalario. Estar junto a sus padres en un derecho de los niños enfermos, cuya puesta en práctica se lleva solicitando desde hace 16 años en los congresos de conciliación laboral y familiar.

Por fin, esta petición ha logrado carácter de ley y abarca a todos menores enfermos que necesiten hospitalización prolongada. La norma cubre un vació legal que existía y permitirá cubrir a la última parte de la población que no estaba atendida con el sistema de prestaciones de la Seguridad Social. Falta por definir el reglamento que desarrollará el decreto para fijar, por ejemplo, los periodos máximos y mínimos que, según el protocolo médico, demande cada tratamiento o el catálogo de enfermedades susceptibles de acogerse a esta medida.

Una baja laboral reconocida

La ayuda tendrá carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2011 y podrá solicitarse directamente a través de la página web de la Seguridad Social o de las mutuas y en las oficinas correspondientes. El único requisito es que los dos padres estén trabajando por cuenta propia o ajena y o estén dados de alta o afiliados en algún régimen de la Seguridad Social. La medida no supone gasto alguno para las empresas, ya que el coste salarial es asumido por la Seguridad Social. Tampoco será una merma económica para las arcas del Estado porque, en la práctica, esas bajas se venían pagando mediante otro tipo de fórmulas como las bajas por ansiedad o depresión, que tapaban el motivo real.

Gracias a la entrada en vigor de esta nueva norma, los padres con niños enfermos de larga duración estarán respaldados por la Seguridad Social, entidad que abonará una prestación a través de las mutuas o a través del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Esta prestación puede cubrir una reducción de jornada, que permita al padre o a la madre compatibilizar el trabajo con la atención de su hijo enfermo en el hospital, o una reducción total.

Descubre cuáles son los derechos del niño

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com