Cuándo necesitan los niños refuerzo escolar

Cómo ayudar al niño cuando no consigue aprobar una asignatura

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Hay niños que durante el curso escolar comienzan a tener dificultades en su aprendizaje que si no se tratan a tiempo ni se tienen  en cuenta pensando que ya mejorará él solo es muy probable que empiece a tener un retraso en sus conocimientos con respecto al nivel del resto de la clase.

Este hecho puede ocasionar que ante los exámenes los niños no saquen buenas notas porque prefieren no estudiar a hacerlo ante algo que no entienden e incluso aunque se hayan esforzado el resultado será negativo puesto que les exigen más del nivel que han alcanzado en su aprendizaje. 

Cómo saber si el niño necesita refuerzo escolar

Niño estudia

El no poder superar los exámenes hará que los niños se sientan frustrados, que dejen de organizarse bien, que comiencen a distraerse, a no prestar atención y a que su concentración empiece a disminuir, que no hagan los deberes por miedo a equivocarse e incluso a la larga puede llevarles al fracaso escolar. Pero ¿es motivo suficiente como para pensar en darle un refuerzo escolar? Por supuesto que sí. 

En este sentido los niños necesitarán un refuerzo escolar claramente porque su rendimiento no es el adecuado. Si después de leer lo anterior piensas que tu hijo puede necesitar esta ayuda académica extra deberás pensar qué necesita exactamente y pensar en sus características personales puesto que no todos los niños necesitan la misma ayuda, ni tienen el mismo ritmo de aprendizaje

Academias frente a profesores particulares como refuerzo escolar

Es probable que se te pasen varias preguntas por la cabeza para poder ayudarle ¿es mejor una academia o un profesor particular? También existe la posibilidad de acudir a un psicopedagogo para que le ayude a organizar y a establecer unas técnicas de estudio adecuadas y que como padres le ayudéis en casa en lo que precise. 

Pero si con o sin eso también quieres apuntarle a una ayuda extra de refuerzo escolar estas dos opciones son viables y adecuadas pero deberás pensar qué necesita tu hijo para decantarte por una u otra. Por ejemplo si tu hijo necesita un apoyo individualizado y trabaja mejor sin compañía sin duda será la mejor opción un profesor particular, en cambio si prefieres que vaya a un ritmo más pausado y que tenga a compañeros a su alrededor para compartir experiencias, en este caso, será la academia la mejor decisión.

Por supuesto la determinación de escoger a un profesor particular o a una academia dependerá de una reflexión de los padres, de las características del niño que precise el refuerzo escolar y de una buena información acerca de los profesionales que se tienen disponibles en el entorno. Pero resulta imprescindible que te asegures que el trabajo que se realice con tu hijo sea para superar dificultades con un plan específico y no sólo realizar el las tareas de la escuela.