Los cefalópodos. Poema divertido para niños

Poesía corta y con rima para niños de un pulpo y un calamar

Marisa Alonso SantamaríaPoetisa

Un pulpo y un calamar se enredan tanto, tanto, que acaban formando un nudo del que no pueden escapar. Esta cómica escena, contada en forma de poesía con rima, provocará más de una carcajada en tu hijo. 

Las poesías también pueden ser muy divertidas. No pierdas el sentido del humor y utiliza este simpático poema para incentivar la concentración y la memoria de tus hijos.

Los cefalópodos. Poesía para niños de animales marinos

Pulpos

Un pulpo y un calamar

en el mar jugando estaban,

sin apenas darse cuenta

que sus brazos se enredaban.

 

Empezaron por dos brazos,

luego otros cuatro siguieron,

después el resto enredaron

los tentáculos enteros.

 

Cuánto más tiraban de ellos

mucho mayor el enredo,

un amasijo de brazos

un embrollo que da miedo.

 

Un besugo les miraba

sin dejar de sonreír,

la cosa tenía su gracia

no paraba de reír.

 

Al calamar del esfuerzo,

se le ha escapado la tinta,

el pulpo se queda ciego,

del susto, con fuerza grita.

 

El besugo a carcajadas

no lo puede remediar,

cuánto más mira la escena

mucha más risa le da.

 

Tira el uno, tira el otro

siguen y siguen tirando,

el pulpo y el calamar

los nudos van apretando.

 

Tira el otro, tira el uno

tirando cada vez más,

los nudos hacen más fuertes

¡es imposible escapar!

 

Los dos están muy cansados

han dejado de tirar,

y miran por allí cerca

si alguien les puede ayudar.

 

El besugo, ahora  más serio

aparece ante sus ojos,

y con extremo cuidado

va soltando a los patosos.

 

Al verse por fin ya libres

el pulpo y el calamar,

cada uno por su lado

no se atreven ni a tocar.

 

El besugo divertido

se ha dado pronto la vuelta,

las carcajadas se oyen

desde Almería hasta Huelva.