¿Qué es lo normal, estar estupenda o abandonarse tras el parto?

Si eres de las que te sorprendes al ver a las famosas lucir estupendas tras haber dado a luz hace poco, bienvenida al club de las madres normales y corrientes. Mis amigas y yo nos hemos preguntado muchas veces cómo lo harán, cómo es posible estar tan guapa y tan delgada, si casi no ha pasado ni un mes desde que tuvieron a su bebé.

"Claro, como ellas tienen ayuda y lo tienen todo hecho, disponen de todo el tiempo que necesitan para cuidarse". Frases parecidas a ésta, que alguna vez hemos pensado nosotras también, estamos acostumbradas a escuchar en la peluquería o en reuniones de amigas alrededor de un café. Y es que aunque la genética juega un papel determinante a la hora de recuperarse en el posparto, haberse cuidado durante el embarazo y, sobre todo, no descuidarse después del nacimiento del bebé, es fundamental.

Estar estupenda o abandonarse tras el parto

Recuerdo el caso de una amiga, que desbordada por el nacimiento de su bebé y el cuidado de su otro hijo, necesitó que su madre se hiciera cargo de su alimentación porque cogió anemia. Otra, en cambio, empezó a engordar "de estar tanto tiempo en casa aburrida", decía. Tanto subió de peso que su nivel de colesterol y triglicéridos se disparó y tuvo que comenzar un dieta recomendada por su médico.

Pero, lo que peor llevamos todas en general es no salir, no arreglarnos por falta de tiempo y no dormir y levantarnos por la mañana con cara de acelga por falta de horas de descanso. Y es que invertir en nosotras, en nuestro bienestar y en nuestro cuidado personal eleva nuestra autoestima, mejora el buen humor y transforma las penas en alegrías.

Recupera tu figura

Seamos realistas, la rapidez con que la mujer recupera su figura depende de los kilos y los centímetros ganados en los nueve meses de embarazo. Tras el parto, se suelen perder entre 5 y 7 kilos que corresponden al bebé, al líquido amniótico y a la placenta. El resto se va reduciendo de forma gradual en las semanas o meses posteriores al parto.

De lo que no cabe duda es que todo vuelve a la normalidad antes o después. Si has decidido prolongar un poco más la lactancia materna para tu satisfacción y el bienestar de tu bebé, ten en cuenta que tardarás un poco más en perder peso, pero después recuperarás la figura sin grandes esfuerzos. El pueperio no es el momento para someterse a un régimen estricto.

El parto y la crianza del hijo exigen un gran esfuerzo físico a la mujer, que debe recuperar sus fuerzas mediante una dieta sana y equilibrada. En caso de sobrepeso, se puede iniciar una dieta una vez que hayas terminado la lactancia materna. Pero, la pérdida de peso y la recuperación de la figura son graduales y no se producen de inmediato tras el parto, sino que es preciso algún tiempo.

Además, aunque se pierda todo el peso del embarazo, no siempre se tienen las mismas medidas que antes, debido a la distensión de los músculos. Sin duda, una dieta equilibrada y la práctica de gimnasia de modo regular te ayudarán a acelerar el proceso y a recuperar el tono muscular más rápidamente.

Marisol Nuevo.