Abandona los malos hábitos si te vas a por el embarazo

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Si has decidido ser madre, conviene que sepas que hábitos y costumbres tendrás que abandonar para lograr que el embarazo sea sano y tu bebé venga al mundo de una forma saludable.

Malos hábitos como fumar o beber alcohol deben ser olvidados, si posible, por completo. Por el bien de tu salud y la de tu bebé, mejor que lo hagas con el apoyo y la colaboración de tu pareja. Cualquier esfuerzo o cambio que sea realizado por el bebé debería ser compartido.

Deja el cigarro si quieres quedarte embarazada

Abandona el cigarro antes de quedar embarazada

Si quieres tener un hijo sano debes empezar, desde antes del embarazo, a cuidarte. El cuerpo es sabio y necesita de preparación y de salud para engendrar otra vida. Cuánto antes abandones el tabaco y el alcohol, mejor. Cuando decidas tener un hijo, apaga tu último cigarrillo. Recuerda que el tabaco es muy prejudicial para el feto. Si fumas, tu bebé también lo hará en su vientre. Lo mismo ocurrirá si tú pareja u otra persona fuma cerca de ti.

Según algunos estudios, las mujeres que fuman tienen menos probabilidades de quedar embarazada que las que no fuman. El tabaco también puede reducir la movilidad de los espermatozoides de los hombres, disminuyendo las posibilidades de concepción. Y en cuánto al bebé, la nicotina aumenta las posibilidades de que nazca prematuramente, con algún tipo de malformación congénita, con alguna enfermedad respiratoria, o provocarle una muerte súbita. Cuando decidas tener un hijo, deja de beber alcohol.

Si estás embarazada, no bebas alcohol

Los médicos coinciden de que lo mejor es que dejes de beber alcohol unos meses antes de intentar quedarte embarazada, ya que el alcohol podría dificultar el proceso de maduración de los espermatozoides y de los óvulos, y podría hacer daño al óvulo recién fecundado. El consumo de alcohol por la madre puede afectar al sistema nervioso, al corazón, a los riñones y a otros órganos del bebé, y provocarle incluso un retraso mental o a que desarrolle labio leporino. No existe un nivel de consumo de alcohol seguro para las embarazadas, el consumo moderado de alcohol puede producir carencias fisiológicas y trastornos en la conducta, en el feto.

Bueno, si después de todo habéis decidido abandonar el tabaco y el alcohol por el bien de vuestro bebé, creo que estáis preparados para ser padres. Conocer y reconocer que los efectos de estos malos hábitos pueden tener consecuencias negativas sobre el bebé puede ser el primer y gran paso hacia la maternidad y paternidad.