¿Cómo saber si mi hijo tiene estrés?

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

¿Qué es el estrés? El estrés es la respuesta automática del organismo ante las situaciones que le amenazan y desafían. Un niño con estrés, por ejemplo, tiende a tener una actitud ansiosa y depresiva, problemas de sueño y de alimentación, a tener una conducta impulsiva y bajo rendimiento académico. Estos son los principales síntomas del estrés infantil. Es cuando el niño "grita" con su comportamiento, "que ya no puede más", que 'ya basta' con algo que está viviendo. No es que intente llamar la atención de sus padres, son conductas que él no puede evitar ni controlar.

Cómo hacer frente al estrés de los niños

Causas del estrés en los niños

Prevenir o tratar el estrés de los niños es una tarea que puede y debe empezar en el hogar. Es muy importante para los niños que su entorno familiar sea lo más equilibrado posible, sin muchas exigencias ni con mucha permisividad. Sin demasiados controles ni mucha indiferencia por parte de los padres. No se puede educar a un niño con mucho ni poco. Demasiadas actividades, preocupaciones, e incluso la soledad, pueden llevar al niño a tener estrés, cuyas consecuencias pueden alterar a su salud física y mental.

El estrés, es un estado cada vez más común en los niños, ya sea por presión social, problemas escolares o en casa. La prevención y el tratamiento del estrés infantil suelen ser efectivos. Los padres pueden ayudar a los hijos que padecen estrés a canalizar 'adecuadamente' sus emociones y sentimientos. ¿Cómo? pues de la forma más relajada posible. Sigue algunos consejos:

1. El beneficio de estirarse. La idea es extender progresivamente una parte de tu cuerpo, alargándola lo más posible. Mantén está postura durante unos segundos y luego afloja suavemente esa parte del cuerpo. Primero un brazo. Intenta tocar el techo con la punta de los dedos. Lo mismo con el otro brazo. Luego los bajas por el costado hasta el suelo y así se estira la columna y las piernas. Y de esta misma manera se puede ir estirando todo el cuerpo. El niño sentirá un bienestar increíble.

2. La importancia del ejercicio físico. Hacer gimnasia, practicar un deporte, andar en bicicleta, saltar, jugar, patinar, etc....son remedios infalibles para acabar con el estrés.

3. La práctica del Yoga. ¿Qué puede hacer el yoga por los niños? El yoga puede ayudar a los niños, así como a los adultos, a controlar adecuadamente los sentimientos como la rabia y la ira, el onojo, el aburrimeinto, la frustración, etc, al mismo tiempo que desperja la cabeza y le ayuda a tomar mejores decisiones.

4. La música y el baile. Escuchar música ayuda al equilibrio emocional y a generar más pensamientos positivos al niño. Además, genera estados de paz y le ayudará a acelerar su proceso de aprendizaje y concentración. Bailar es una actividad física que favorece no solo el ejercicio cardiovascular, como a mejorar la elasticidad y el sentido del equilibrio, en el niño. Potencia la expresividad y mejora la autoestima del niño.

5. La meditación. Respirar es bueno y saber respirar es aún mejor. Meditar es un ejercicio diario que puede tanto evitar el estrés como tratarlo. 10 minutos al día, marcarán la diferencia en los niños y en el convivio familiar.