Los niños necesitan intimidad

Todos necesitamos en algún momento estar solos, pasar un tiempo en soledad para pensar o para relajarnos. A veces, el bullicio, el ruido, el trabajo nos persigue y no encontramos este momento para nosotros, para hacer lo que nos place o poner en orden nuestras ideas, proyectos o preocupaciones. Los niños, de la misma manera, necesitan tener un espacio propio en que hacer y deshacer, sin ser interrumpidos.

Los niños también necesitan estar solos

Niño juega solo

Los padres y hermanos debemos saber respetar este espacio propio en el que ellos imaginancreandibujan, juegan, hablan consigo mismos. Estos momentos son imprescindibles para los niños y no significan que el niño tenga una actitud de individualista o de aislamiento de los demás, sólo necesitan una tranquilidad y soledad, buscada y beneficiosa.

Asimismo, el niño debe ser respetado cuando está concentrado en un juego o tarea, no debemos abrir la puerta, sin antes llamar o interrumpir bruscamente su actividad para que atiendan de forma inmediata a alguna otra impuesta por nosotros. Al igual que necesitan que tengamos respeto por sus cosas o juguetes, también necesitan el respeto por su espacio e intimidad.

Aunque no siempre es fácil ofrecer estos momentos de "autoencuentro", bien por no disponer de una habitación propia u otras causas, deberíamos intentar refrenar nuestras constantes demandas de atención y facilitar en la medida de lo posible estos momentos solicitados. Podemos hacer las delicias de cualquier niño mediante una mini tienda de campaña, una linterna bajo una sábana o una sencilla caja de cartón para que dispongan de esa soledad que buscan, ese espacio privado enteramente suyo, que quizás conviertan en un lugar para realizar sus trastadas sin testigos.

Patro Gabaldón