Museos para niños, entre la historia y la tecnología

Muchos padres se plantean actualmente un nuevo desafío: ¿cómo llevar a los niños a un museo y evitar que se aburran? El choque entre la velocidad a la que viven conectados al mundo de la tecnología y la lentitud que supone visitar un museo hace que nuestros hijos, nacidos en la era digital, se sientan viajando hacia atrás en el tiempo cuando visitan un museo

Los museos deben modernizarse para interesar a los niños

Niña mira un fosil

En algunos museos hemos repetido, ya que uno de sus favoritos es el de Ciencias, aunque donde se lo pasan realmente bien es en los museos interactivos, donde se les permite a los niños manipular los objetos, comprobar las técnicas de sonido o luz de las que hablan, ver las estrellas a través de un telescopio, observar como vuela un cometa o visualizar un mosquito a través del microscopio. En definitiva, son museos pensados por y para que los niños y los adultos seamos protagonistas activos y no meros espectadores.

Precisamente por eso, creo que hoy, Día Internacional del Museo, el mundo dedica esta jornada global a las instituciones culturales que tienen esa voluntad de cambio para adaptarse a las exigencias culturales de los niños y del público más joven. Los museos no pueden cerrar los ojos a la realidad: vivimos en un mundo cambiante, que sufre transformaciones sociales, económicas y sociales a un ritmo vertiginoso y en medio de toda esta vorágine, los museos deben enfrentarse a nuevos desafíos.

En la actualidad, los museos modernos tienen que luchar para hacer oír sus voces y es necesario centrar todos los esfuerzos en el crecimiento y construcción de su futuro en cuestiones como los nuevos medios de comunicación electrónicos.

Los medios de comunicación digitales, que aúnan imágenes y sonidos, y que permiten la participación del público en el momento inmediato o real al accionar un botón, abre las puertas de los museos a un sinfín de posibilidades. Permite contar la historia, la evolución, los procesos y las técnicas con un nuevo lenguaje, más directo, accesible y entrenenido. De esta manera, la visita a los museos resulta más atractiva y entretenida para su público. Junto a las muestras físicas, las nuevas opciones tecnológicas son el nuevo futuro que necesitan los museos.

Marisol Nuevo.  Guiainfantil.com