El cuidado de la piel durante la lactancia materna

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Durante la lactancia materna, la mujer puede experimentar un desgaste físico y emocional. Debido a los cambios hormonales y vasculares suele presentar eczemas, alergias, sequedad, estrías y manchas en la piel. La alta demanda de nutrientes que el bebé necesita, puede causar descompensaciones notables en la piel de la madre. Más de la mitad de las mujeres embarazadas sufren de estrías generadas en el embarazo y muchas presentan cicatrices generadas por un parto por cesárea. ¿Cómo evitarlo? Sigue algunos consejos:

7 consejos para cuidar la piel durante la lactancia

madre da de mamar

1. Hidratar la piel diariamente con aceites o ungüentos (que contengan manzanilla, caléndula, romero y lavanda) y cremas de origen natural, en los senos.

2. Consumir abundante agua para hidratarse.

3. Evitar el consumo de cafeína. Puede generar alteraciones en el sueño del bebé.

4. No fumar. El tabaco está estrictamente prohibido en la etapa de la lactancia. Afecta no solo al sistema respiratorio del bebé, como también a la piel, dientes, cabello y pulmones de la mamá.

5. No beber alcohol. Altera la leche materna y puede causar deshidratación en la mamá.

6. No tomar medicamento alguno sin antes consultar al médico.

7. Seguir una dieta equilibrada y rica en alimentos con calcio, vitaminas, hierro y proteínas, también es importante durante la lactancia. Sigue algunas recomendaciones:

- Lácteos: leche, yogur y queso. Deben ser ingeridos en una proporción promedio de cuatro porciones por día.

- Carnes: Res, cerdo, aves, pescados, huevos. Se deben ingerir por lo menos tres porciones de alguno de estos al día.

- Legumbres secas y nueces: de igual forma por lo menos tres porciones al día.

- Verduras: se recomienda comer al menos 4 porciones al día.

- Frutas: en especial las que contienen vitamina C, como naranjas; ácido fólico o vitamina B9, como el meón o el plátano; y vitamina A, como manzanas o ciruelas; es recomendable comer 4 porciones de estos al día.

- Pan, cereales y pasta: se recomienda ingerir alrededor de seis porciones por día.

- Grasas y dulces: aunque en esta etapa no hay restricciones en este sentido, lo mejor es moderarse.