Cuerpos extraños en ojo, nariz u oreja del niño

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Jamás olvidaré los gritos desesperados de un niño, que venían desde la consulta del pediatra, mientras mi hija y yo esperábamos nuestro turno en la sala de espera. Sus chillidos nos ponían a todos con los pelos de punta. Pobrecito, parecía que le estaban torturando… Cuando el niño salió de la consulta ya tenía un aspecto más aliviado. Le habían quitado una hoja de planta que él se había metido en la nariz.

Los accidentes domésticos de los niños

Cuerpos extraños en el ojo, nariz y oreja de los niños

Los niños se pueden meter cualquier cosa, una hoja, una miga de pan o una simple bolita por su nariz u oreja. Muchas veces, es algo accidental, como pasa con las pestañas, los insectos o la pelusa de una flor, pero en otras veces, lo hacen jugando como si se trata de un experimento. Por eso siempre debemos evitar que los niños pequeños tengan acceso a objetos pequeños.

Cuando algo se mete en el ojo del niño

Es muy común, especialmente en días de viento y de mucho aire, que algo se meta en los ojos de los niños, una hojita, un mosquito, una pestaña… El niño se quejará, se flotará el ojo y llorará. ¿Qué hacer en estos casos? Pues lo mejor es mantener la calma, pedir al niño que parpadee, que mueva sus ojos a la derecha y a la izquierda, para arriba y para abajo. Si ves lo que le molesta, se puede quitar con un pañuelo, si no lo ves, hay que levantar el párpado para retirarlo. En la mayoría de las veces, lo que molesta al niño sale sin la necesidad de intervenir.

Cuando el niño tiene algo en la oreja

Si el niño se queja de un cierto desasosiego en el oído, que le impide incluso escuchar bien, puede que tenga algo en la oreja. Si es algo blando, lo mejor es poner su oreja hacia arriba y echar un poquito de agua tibia. Probablemente el cuerpo extraño flotará y podrás retirarlo. Sin embargo, si se trata de algo duro, no intentes quitarlo porque puedes dañar a su tímpano. Lo mejor será llevarlo al médico.

Cuando hay algo en la nariz del niño

Si, sin motivos aparentes, el niño empieza a sangrar por la nariz y a refregarlo muchas veces y notas que su catarro huele mal, puede que el pequeño tenga algo dentro de su nariz. En este caso, debes pedir al niño que suene muy fuerte la nariz, primero de un lado y luego del otro. Si los síntomas no pasan, lo mejor es llevarlo al medico. Jamás debes introducir una pinza, un bastoncito de algodón o el dedo para intentar ver lo que hay dentro o retirarlo de la nariz.