¿Qué hacer cuando los niños se destapan por la noche?

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Los padres y los hijos tenemos una batalla nocturna tan silenciosa como constante: el niño se destapa y nosotros le tapamos, se vuelve a destapar y volvemos a arroparle y así toda la noche, y noche tras noche.

Se convierte en una pelea sin tregua y agotadora, sobre todo para madres frioleras como yo que se agobian al pensar que el niño puede quedarse helado sobre la cama en épocas de frío. La cuestión es que, hagamos lo que hagamos, el niño se sigue destapando y termina durmiendo sobre las sábanas. ¿Qué podemos hacer? Hay algunos trucos que pueden ayudarnos.

¿Por qué se destapan los niños por la noche?

Niños que se destapan por la noche, ¿qué hacer?

Primero es importante saber por qué los niños tienden a destaparse. Puede deberse a varias causas:

- Los padres en ocasiones somos muy exagerados y vestimos y tapamos en exceso a los niños. Pijamas polares, mantas, edredones... lo raro es que no les de un golpe de calor con tanta capa. Ante el calor que sienten, los niños se remueven en su cama y sacan el cuerpo sencillamente porque tienen calor.

- Hay niños muy activos que se mueven mucho durante la noche. Si les grabáramos con una cámara veríamos su constante movimiento. Ante tal despliegue de vueltas y giros, es difícil que puedan permanecer tapados.

¿Qué hacer para que los niños no se destapen?

- La primera solución es no abrigarle demasiado. Si el niño suda, tendrá a moverse para salir de entre las mantas. Teniendo además en cuenta que durante la primera fase del sueño hay niños que sudan mucho, es importante evitar que ese sudor se quede frío. Podemos dejarle sobre la cama sin taparle, y cuando haya pasado la fase de sudor, en caso de que la sufra, arroparle sólo con la ropa necesaria.

- Para niños muy activos la solución está en no taparles, sí o sí se van a destapar, por lo tanto lo que podemos hacer es asegurarnos que tienen la ropa suficiente para poder pasar la noche sobre las sábanas y no quedarse fríos. Si es necesario ponerles camiseta interior para el frío, pijama gordo y calcetines de lana, pues lo hacemos.

- Para el bebé está el truco del saco de dormir, ahí no tendrá escapatoria. En cualquier caso, es necesario seguir las recomendaciones del fabricante y nunca echarle encima del saco una manta ni vestirle demasiado dentro. También hay sacos especiales para niños más mayores, que dejan al aire los pies para que puedan moverse con más facilidad y así estén más cómodos.

- Colocar edredones o mantas más grandes para poder insertar más cantidad de elemento debajo del colchón. Yo recurro al truco de colocar el edredón en el sentido contrario para que caiga más por los lados y con ese peso lateral consigo que queden más 'atrapados'.

- También hay otros productos en el mercado como pinzas sujeta sábanas o sábanas que son como sacos de dormir.