El extraño caso de la embarazada alérgica a su bebé

Existen cientos de alergias, y algunas son bastante extrañas. Pero esta, sin duda, supera a todas con creces. Se trata del caso de una mujer que desarrolló una alergia durante su embarazo... ¡a su propio bebé!

La alergia de una embarazada a su bebé

Embarazada alérgica a su bebé

Ella se llama Jessica Williams (Hampshire, Inglaterra) y tiene sólo 23 años. Recibió la noticia de su embarazo con mucha ilusión. Lo que no sabía es que junto a las náuseas matutinas (llegó a estar hospitalizada por deshidratación de tanto vomitar) o el cansancio y sueño tan común durante el embarazo, llegaría también una extraña alergia que le llevó a temer por su vida

Jessica comenzó a notar la aparición de un sarpullido en la tripa. El sarpullido se fue extendiendo por las piernas y todo el cuerpo. Jessica no podía dormir: no dejaba de rascarse. Llegó a sangrar por todo el cuerpo. El picor era tan insoportable lque Jessica llegó a pensar que su propio bebé le quería matar. Los médicos en un primer momento le diagnosticaron gripe porcina, y consiguieron curar esta enfermedad.

El problema se agravó cuando además le salieron coágulos de sangre en los pulmones. Ella estaba embarazada de 28 semanas y tuvo que acudir al hospital por su dificultad para respirar. Fue tratada y consiguieron deshacerse de ellos. Pero por contra, el sarpullido que tenía por toda la piel se agravó. Fue diagnosticado como erupción polimorfa y tratada con antihistamínicos.

Alergia embarazo

La pesadilla de Jessica terminó en cuanto nació su pequeña. De hecho, en el mismo momento del parto, en cuanto Ivy nació, los sarpullidos se desvanecieron como por arte de magia. A pesar de la deshidratación, la gripe porcina, la presión alta, los coágulos en los pulmones y la erupción polimorfa, su bebé nació totalmente sano. La mamá, por cierto, ha declarado que a pesar de todo, tendría un segundo hijo.

Las alergias en la piel de las embarazadas

El caso de Jessica es extraño pero no es único. De hecho, se calcula que entre un 5 y un 15% de las embarazadas sufre algún tipo de alergia en la piel, que en ningún caso afecta al bebé pero que sí es muy molesto para la mamá gestante. 

- Prurito Gravídico: Se trata de una picazón en las palmas de las manos y en los pies. Sus síntomas se agravan sobre todo por las noches.

- Penfigoide gestacional: Se manifiesta como sarpullidos en la piel que pueden llegar incluso a formar ampollas, y que desaparecen en cuanto la mamá da a luz. Afecta a miembros inferiores y también a la cara.

- Puppe: Son lesiones rojas muy llamativas en la piel, que provocan mucho picor y molestias. Se desarrollan sobre todo en el vientre, alrededor del ombligo y sobre las estrías. También se pueden presentar en piernas y debajo del pecho.