Comportamiento infantil

Cómo deben actuar los padres según el temperamento de los niños

Es difícil saber exactamente cómo debe ser el comportamiento infantil "normal". Existe una gran variedad de conductas entre los bebés, y cada una de ellas responde a un tipo de caracter, a su temperamento y a sus circunstancias particulares. 

Existen tres amplias categorías de temperamento infantil que se usan como guías para determinar el comportamiento infantil "estándar". Algunos bebés encajan bien en cualquiera de estas categorías, pero lo normal es que los bebés muestren características comunes en más de una categoría. Los bebés son individuos únicos, y estas variaciones son habituales. Las tres categorías de temperamento infantil son: agradable, reservado, y difícil.

Bebés con temperamento agradable

Comportamiento infantil

La mayoría de los bebés tienen un temperamento agradable y están, por lo regular, de buen humor. Se adaptan fácilmente y rápidamente a situaciones nuevas y a los cambios de rutina. Los bebés pertenecientes a esta categoría manifiestan un horario regular para comer. Cuando tienen hambre o algo les molesta reaccionan, por lo general, de forma amena. Cuando se encuentran inquietos, encuentran por lo general formas de calmarse y consolarse solos. Estos bebés tienen un buen carácter.

Consejos para padres de bebés con temperamento agradable

El trato con los bebés de buen carácter es generalmente fácil y una experiencia muy gratificante. Algunos bebés exigen tan poco que los padres piensan que su bebé no les necesita. Por esta razón, algunos padres pasan menos tiempo estimulando a sus bebés y comunicándose con ellos. Los padres que tienen bebés de temperamento fácil deben tener en mente que sus bebés necesitan mucho tiempo y atención, a pesar de que no sean muy exigentes.

Bebés con temperamento reservado

Los bebés de temperamento reservado son, generalmente, tímidos. Estos bebés necesitan más tiempo que otros bebés para adaptarse a personas extrañas y a nuevas experiencias. Los bebés reservados pueden incluso rechazar o alejarse de algo o de alguien nuevo. Ellos toman la vida con precaución. En lugar de ser físicamente activos, los bebés reservados son más proclives a observar cuidadosamente lo que sucede a su alrededor. Los bebés con este carácter pueden ponerse nerviosos fácilmente y cuando esto ocurre, ellos retroceden volteando la mirada o alejándose. Los bebés reservados también reaccionan lentamente y con quietud al hambre y otros malestares. Esto hace que los padres tengan dificultad para saber cuándo sus bebés tienen hambre o están incómodos.

Consejos para padres de bebés con temperamentos reservado

Los padres de bebés reservados deben tener mucha paciencia. Estos padres deben tratar de exponer a sus bebés a nuevas situaciones más a menudo, pero deben hacerlo despacio y con calma. Los bebés reservados se adaptan gradualmente a las nuevas situaciones, pero hay que darles el tiempo que ellos necesiten, sin presiones. Los padres deben de poner atención a las indicaciones de agitación de sus bebés y deben saber cuando alejarlos de tales situaciones cuando estas ocurren.

Bebés con temperamento difícil

Los bebés de temperamento difícil están casi siempre ocupados en actividades físicas. Los bebés con este tipo de carácter son, a veces, muy inquietos, y se distraen fácilmente. Los bebés difíciles responden vigorosamente al hambre y a otros malestares. Su llanto es, a menudo, fuerte e intenso. A veces, estos bebés son difíciles de consolar cuando están inquietos y presentan dificultades para consolarse ellos sólos. Estos bebés suelen tener un sueño ligero, y requieren demasiada atención de sus padres.

Consejos para padres de bebés con temperamento difícil

Los padres de bebés difíciles se sienten, a menudo, culpables y creen equivocadamente que son responsables por el temperamento de su bebé. Estas emociones de culpa pueden causar en ellos sentimientos de incompetencia y ansiedad. Los padres de bebés que tienen temperamentos difíciles no deben sentirse culpables por el temperamento de sus bebés. En lugar de esto, se deben concentrar en proteger a sus hijos de situaciones y eventos que son desagradables, estableciendo una rutina diaria.

Los padres de estos bebés deben tratar de mantener la calma y tener mucha paciencia, y no deben de exigir demasiado a sus hijos. Estos padres deben saber también que sus bebés no van a tener siempre este tipo de temperamento. A medida que los bebés se acercan a su primer cumpleaños, muchas de las características del temperamento difícil habrán disminuido o desaparecido.

Aprender a aceptar a los hijos tal como son

Los padres deben observar a sus bebés cuidadosamente para determinar qué tipo de temperamento tienen, de acuerdo con sus hábitos de comer y dormir, con las reacciones a situaciones nuevas, y con su disposición ante las personas. En algunos casos, los bebés pueden mostrar características de una o más categorías.

Los padres no deberían sorprenderse o desilusionarse con el temperamento de su bebé. En lugar de eso, los padres deben aceptar a sus hijos tal y como son, y aprender sus gustos y disgustos. Esto ayudará a los padres a desarrollar la mejor relación posible con sus hijos.