Cómo ayudar a los niños con los deberes

De qué forma los padres pueden ayudar a los hijos en sus deberes escolares

Los deberes escolares son necesarios para fijar en la mente los contenidos, que se han abordado durante las clases en el colegio. Sin embargo, su realización correcta y a tiempo es una fuente de discusión común, que crea tensión entre padres e hijos. Hacer los deberes con los niños por sistema no es la solución, pero a los padres nos corresponde la tarea de enseñarles habilidades que permitan optimizar el tiempo que los niños deben dedicar cada día a los deberes.

Aunque las tareas domésticas y profesionales a las que nos entregamos durante todo el día, nos dejan sin fuerzas para sentarnos con los niños un rato, es importante encontrar ánimos para ayudar a nuestros hijos. Con estos consejos, te será más fácil controlar las dificultades y sacar el mayor provecho posible a los deberes escolares de tu hijo.

El valor de los deberes para los niños

padre con hijo haciendo deberes

La actitud positiva de los padres ante los deberes ayuda a los niños a cumplir con su obligación de forma natural.

1. Aprendizaje. Es importante que los padres reconozcan el valor de los deberes en el aprendizaje y tengan paciencia para ayudar a sus hijos.

2. Responsabilidad. Los padres deben alimentar de manera positiva la necesidad de hacer los deberes con los niños como una obligación y como un beneficio para ellos.

3. Hábitos y rutinas. Después del colegio y la merienda, fija una hora para empezar a hacer los deberes y demuestra firmeza. Tu hijo debe saber que puede realizarte consultas o preguntarte algo que no entienda.

4. Marca tiempos. Aprovechar mejor el tiempo es fundamental para evitar que tu hijo tarde demasiado en hacer la tarea. Así, los deberes no le parecerán aburridos.

5. Estímulos positivos. Demuestra lo importante que es cumplir con los deberes, pero de una forma positiva.

¿Cómo ayudar a los niños con sus deberes?

Motivar a los niños día a día en la adquisición de conocimientos es una tarea imprescindible para que los deberes no se conviertan en algo aburrido, que cause rechazo en los niños.

1. Materiales. Tu hijo debe disponer de materiales como papel, lápices y un diccionario para hacer sus deberes del colegio. Debes estar atento por si necesita, de vez en cuando, algo especial.

2. Lectura. Aprovecha para leer cuando tu hijo esté haciendo los deberes. De este modo, podrás prestarle atención cuanto lo necesite, y le estarás dando un buen ejemplo.

3. Ayuda. Cuando tu hijo te pida ayuda, oriéntale, pero no le ofrezcas la respuesta. Si le das todo hecho, él aprenderá que cuando tenga una dificultad solucionarás el problema por él.

4. Interés. Demuestra interés en colaborar en sus deberes y dale importancia a la realización de sus tareas.

5. Contacto. Las tutorías y las reuniones con los profesores mantienen el contacto entre los padres, los hijos y el maestro. Así podrás compartir las tareas y hacer el seguimiento de tus hijos en sus estudios.

6. Organización. Establece con tu hijo cuáles son las tareas difíciles y las fáciles en función de sus preferencias. Oriéntale para que haga primero las más difíciles, reservando las más fáciles para cuando esté más cansado.

7. Descansos. Cuando notes que tu hijo está cansado, proponle un descanso de diez minutos. Así podrá volver con más concentración a los deberes.

8. Premios. Premia a tu hijo por su esfuerzo, dedicación y por el cumplimiento de sus deberes semanales con un evento especial los fines de semana. Una sesión de cine, un paseo, una pizza o una excursión al zoo o a un museo son algunas opciones que le encantarán.

9. Ánimo. Busca siempre lo positivo y evita las críticas. Si el niño se siente frustrado e incapaz, su dificultad aumentará y perderá el interés de superarse. Los deberes se convertirán en una pesadilla.

10. Corrección. Revisa los deberes y asegúrate de que el trabajo está completo, no que esté correcto. Es una forma sencilla de demostrar que estás interesado en saber como marchan las cosas.