Educar para el orden a los niños

Cómo fomentar el valor del orden desde la primera infancia

Alba Caraballo Folgado
Alba Caraballo Folgado Directora de contenidos

Habitualmente los padres pedimos a nuestros hijos que sean ordenados y nos invade la frustración cuando vemos el caos que inunda su habitación. El suelo puede estar plagado de juguetes, ropa, cuentos... Todo lleno de cosas sin orden ni concierto.

No podemos pretender que por iniciativa personal mantengan todo en perfecto orden, eso es sólo para unos pocos afortunados, por lo que no hay más solución que educar para el orden a los niños.  

Cómo educar en el orden a los niños

Cómo educar a los niños para que sean ordenados

El orden es fundamental para una convivencia familiar buena y satisfactoria. Pero, ¿cómo lograrlo? Con algunos niños es una tarea sencilla, parecen haber nacido pulcros y ordenados y mantienen sus cosas en perfecto estado de revista. En otras ocasiones, es todo lo contrario, parece haber pasado un tornado por la habitación y además, el caos y el desorden no parecen afectar al niño. 

Si este último es tu caso, es hora de comenzar a cambiarlo. El orden es uno de los valores que debemos inculcar a nuestros hijos, ya que sobre él se apoyan otros muchos valores. Y es que, dentro de los valores, el orden no solo se refiere a la ordenación de las cosas materiales, sino también al orden de la persona en general, que conduce al equilibrio emocional, al control y dominio de sí mismo, a la organización de las ideas y proyectos personales.

Consejos para inculcar el valor del orden a los niños

- Hemos de comenzar desde la primera infancia: no esperes a que los niños crezcan, será difícil hacerles adquirir el valor del orden. Los niños pequeños son muy sensibles a este aprendizaje, podemos hacerlo desde que nuestro hijo es bebé creando hábitos y rutinas de sueño, de comidas o de higiene. 

- A partir de los 3 años: el orden ayudará a los niños a sentirse seguros y tranquilos. Con esta edad ya saben que cada cosa ha de ocupar un lugar concreto y, si disponemos de ella, hemos de devolverla a su lugar una vez terminado el juego. Ayuda si les planteamos la tarea de recoger los juguetes como algo divertido y les facilitamos la labora con cajas o cestas para cada cosa. 

- Educar a través del ejemplo: los niños imitan el comportamiento de los padres, si deseamos fomentar el orden en nuestros hijos, hemos de mostrar nosotros un orden, tanto en nuestra vida, eliminando las prisas y el estrés, como en nuestra casa, no dejando ropa y enseres apilados.

- Evitar errores: no fomentamos el orden en los niños, si decidimos colocar las cosas, cuando todo está tan desordenado que la casa parece una batalla campal; no fomentamos el orden, si echamos en cara al otro progenitor que es un desordenado; tampoco fomentamos el orden si en casa no creamos un espacio específico para guardar cada tipo de objetos; no conviertas el orden en una obsesión guardando juguetes del niño cuando todavía está jugando.

- Establecer tareas: crear una lista de tareas para el niño que ha de realizar a diario, por ejemplo, recoger sus juguetes, ordenar su ropa y hacer su cama. Cada día revisaremos que ha realizado sus tareas y al final de la semana, si lo ha cumplido, le recompensaremos bien dejándole ver una película hasta más tarde, eligiendo su cena favorita o cualquier otro premio que no sea material. 

Fuente: AMEI- WAECE