Fran aprende a ser ordenado. Cuentos cortos para niños desordenados

Cuento infantil con actividades para enseñar a tus hijos a ser más ordenados

Marisa Alonso Santamaría

Muchos padres se sienten desesperados y frustrados cuando piden (sin conseguir nada a cambio) a sus hijos que recojan sus juguetes o mantengan ordenada su habitación. 'Fran aprende a ser ordenado' es un cuento de Marisa Alonso que hará reflexionar a todos aquellos niños desordenados que tienen su cuarto hecho un caos. Los cuentos cortos son herramientas muy útiles para mejorar la conducta de los niños.

No te pierdas las actividades de comprensión lectora, otros ejemplos de cuentos sobre el desorden y algunos consejos para que los niños sean más ordenados. Encontrarás toda la información justo después del cuento.

Cuentos cortos para niños desordenados - Fran aprende a ser ordenado

Los cuentos cortos para niños desordenados

Un día más Fran no quiso recoger su habitación después de jugar. Sus muñecos, juguetes, mochila y lápices de colores aparecían tirados por todo el dormitorio.

- ¡No quiero recoger! - dijo de nuevo.

- ¡Está todo desordenado, Fran! Ya tienes edad para saber lo que está bien o mal. Tienes que aprender las normas que hay en casa. Una de ellas es el orden y la limpieza - le dijo su madre seria.

Y esta vez sus padres no recogieron su habitación como siempre hacían. Después de bañarse y cenar, Fran se puso el pijama y fue a acostarse.

- ¡Fran, ve a lavarte los dientes y a hacer pis! - le gritó su padre desde la cocina. Fran entró en la habitación.

- ¿Dónde está Osito? - preguntó.

Dormía todas las noches abrazado a su osito de peluche.

- ¿No te acuerdas dónde lo has dejado? - le dijo su padre.

El niño buscó por toda la habitación.

- ¡Quiero a Osito! - gimió.

Buscó a Osito debajo de la cama. Luego levantó el edredón, miró dentro del armario; Osito no aparecía. Su habitación estaba más desordenada que nunca.

- ¡Ya es hora de dormir! Mañana aparecerá. ¡A la cama! - le dijo su madre.

Su padre tuvo que retirar el coche eléctrico y algunas piezas de las construcciones para poder abrir la cama.

- ¡No quiero dormir sin Osito! - lloró de nuevo.

- No sé dónde está tu osito, ni el cuento que dejamos a medias ayer - le dijo su padre buscando con la vista por la habitación mientras lo arropaba.

- Ya lo leeremos otro día.

- Hasta mañana, Fran - dijeron sus padres al darle el beso de buenas noches y apagaron la luz.

Esa noche Fran tuvo una pesadilla. Iba por la selva buscando a Osito. Cortaba ramas de árboles para poder avanzar, tuvo que cruzar un río, escalaba por un tronco. Sabía que Osito estaba allí pero no lo encontraba. Empezó a dar gritos llamando a su peluche. Se despertó gritando cuando escapaba de un león.

Cuentos para enseñar a los niños el orden

Sus padres entraron en la habitación y Fran lloraba desconsoladamente.

- ¿Qué te ocurre? ¿Has tenido una pesadilla? - le dijeron abrazándolo muy fuerte.

- ¡Osito! ¡No encuentro a Osito! - dijo hipando.

- Seguro que mañana aparecerá. Ahora descansa - le dijeron sus padres. Estuvieron un rato con él hasta que estuvo más tranquilo y se fueron a dormir.

A la mañana siguiente, cuando su madre entró al dormitorio estaba despierto.

- ¡Buenos días, cariño! ¿Qué tal has dormido? - le dijo subiendo la persiana.

Cuando Fran se incorporó de la cama se dio cuenta de lo desordenado que estaba todo. De repente, cuando menos lo esperaba, descubrió a Osito tirado detrás de la puerta de la habitación.

- ¡Osiiitooooooo! - gritó muy contento.

- ¡Ha estado todo el rato ahí. Está todo tan desordenado... - dijo su madre saliendo de la habitación sin acabar la frase.

Fran se levantó y comenzó a recoger su habitación. Si la hubiera tenido ordenada, pensó, Osito no se habría perdido y su padre le habría leído el cuento de todas las noches. Después tomó a su osito de peluche en brazos, le dio un abrazo y lo colocó encima de la almohada.

Osito lo miraba contento porque sabía que nunca se volvería a perder.

Actividades y más cuentos cortos para niños desordenados

Actividades para niños tras leer el cuento

A continuación te proponemos algunas actividades educativas para que los niños, después de leer este cuento, pueden reflexionar de por qué es tan importante mantener ordenadas nuestras cosas. Adapta la dificultad de los ejercicios a las necesidades de tus hijos, atendiendo a su edad.

1. Preguntas de comprensión lectora
En primer lugar, te proponemos algunas preguntas de comprensión lectora con las que comprobar si tu hijo o hija ha prestado atención a la lectura.

¿Qué es lo que no quiere hacer Fran al principio del cuento?
¿A quién no encuentra Fran?
¿Por qué no le encuentra?
¿Qué aprende Fran?

2. Ordena las siguientes frases
A continuación te proponemos algunas frases que corresponden a la historia del cuento, ¡pero están desordenadas! ¿Podéis ponerlas en orden?

Asomado detrás de la puerta, pudo ver por fin a Osito.
l niño aprendió la importancia de recoger sus juguetes.
Fran no quería recoger la habitación después de jugar con sus juguetes.
Fran quería dormir con Osito pero no lo encontraba por ningún sitio.

3. Ilustra el cuento
Anima a tus hijos a coger pinturas y lápiz y haced un bonito dibujo inspirado en la historia. Podéis hacer, incluso, al propio Osito escondido tras la puerta.

4. Más cuentos cortos para niños desordenados
En Guiainfantil.com tenemos otros cuentos cortos que harán reflexionar a los niños desordenados. Comparte con tus hijos la historia de 'La ardilla Camila', que nunca quiere recoger su casita. En este cuento aprenderá una importante lección de orden.

También puedes leer con tus hijos el poema corto 'Mi hermano es un desordenado', con el que se sentirá especialmente identificados aquellos niños que tengan un hermano en la adolescencia.

Consejos para que los niños sean más ordenados

Enseñar a los niños a ser ordenados

Y, por último, te proponemos algunos consejos que ayudarán a todos aquellos padres que quieren que sus hijos sean más ordenados. 

- No exijas a tus hijos más de lo que pueden ofrecer
A veces, pretendemos que nuestros hijos sean extremadamente pulcros y ordenados cuando, por su edad, algunas de las tareas de organización de la habitación les pueden superar.

- No hagas las cosas por ellos
Paciencia... Por mucho que tu hijo o hija tarde en ordenar su habitación y, aunque no lo haga del todo bien (o tan bien como lo harías tú), no lo hagas por él o por ella. Al hacerlo, le estarás mandando el mensaje de 'no eres capaz de hacerlo y por eso lo hago yo'. Y esto no resulta muy motivador para que siga recogiendo otros días.

- Enséñales a ordenar
A veces pedimos a nuestros hijos que hagan cosas que no saben hacer. ¿Has enseñado a tus hijos a ordenar su cuarto?

- Pon las cosas fáciles a tus hijos
Pon los juguetes y demás objetos de la habitación a la altura de los niños, no solo para que puedan jugar con ellos sino también para que los puedan devolver a su sitio cuando terminen con ellos. Por eso, las cajas de almacenajes suelen ser muy útiles. Puedes etiquetarlas con dibujos de aquello que contienen: coches, lápices de colores, libros...

- Canción a guardar
Existe una canción que usan en muchas escuelas infantiles para que los niños sepan que ha llegado el momento de recoger los materiales que han estado usando. Se trata de 'A guardar'. Ayuda y motiva a los niños a colaborar en la organización del espacio.

Puedes leer más artículos similares a Fran aprende a ser ordenado. Cuentos cortos para niños desordenados, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.