Cuando dar el pecho a un bebé es mucho más que un alimento

La lactancia materna tiene beneficios emocionales y a nivel de salud para la madre y el bebé

Cristina Rodríguez

En esta era de la información nadie pone en duda que la lactancia materna es el mejor alimento que puede recibir un recién nacido. Pero, ¿sabías que, además de alimento, la leche materna proporciona mucho más? ? Y es que la lactancia materna es mucho más que un alimento. ¿Será por eso que entre las madres no es raro escuchar la frase de “la teta es mágica” mientras se intercambian ciertas miradas de complicidad. 

Cuando la lactancia materna es mucho más que un alimento

cuando la lactancia materna es más que un alimento

Probablemente si estás en ese momento que dudas si dar el pecho a tu retoño o no cuando esté contigo, te habrás preguntado: "¿Y para qué sirve dar el pecho además de para alimentar a un bebé?". ¡Te sorprenderás!

- Reduce el dolor en bebés
¿Has oído hablar de la tetanalgesia? Este maravilloso beneficio que todas las madres intuimos y corroboramos cuando amamantamos a nuestro recién nacido ya tiene respaldo científico y sanitario, y es que sí, se ha demostrado que dar el pecho a un bebé o niño le proporciona un alivio del dolor real y medible. Por eso, desde los profesionales sanitarios se está animando cada vez más a las madres a que den el pecho al bebé durante la realización de pruebas médicas dolorosas (prueba del talón, vacunas, etc.).

Simplemente ofrécele el pecho a tu bebé cuando estés en el pediatra, y una vez que esté enganchado, entonces es el momento de ponerle la vacuna o realizarle la prueba. Te sorprenderás de que el bebé apenas llore o simplemente haga un gesto y siga mamando como si nada.

- Proporciona seguridad
Dar el pecho calma, proporciona alivio del dolor y hace que el bebé se sienta seguro y protegido. Por eso cuando un bebé está llorando, bien sea porque se dio un golpe gateando, porque se asustó, o incluso en esas veces que no logramos adivinar por qué llora, la solución de darle el pecho es maravillosa.

- Relaja y ayuda a conciliar el sueño
Dar el pecho produce también somnolencia, ¡tanto en el bebé como en la madre! Cuando amamantamos, varias de las hormonas que producimos causan relajación y somnolencia, y lo más bonito es que bebé y mamá producimos esas hormonas a la vez… ¿Verdad que más de una vez tu pequeño se ha quedado profundamente dormido con el pezón en la boca? ¿Y cuando tú te sientes tan sumamente relajada mientras tu bebé toma el pecho que se te cierran los ojos? Dar la teta es un maravilloso relajante, ayuda a los bebés a conciliar el sueño, y también ayuda a las madres que padecen ansiedad o insomnio. 

- Refuerza el lazo madre-niño
Amamantar a tu bebé estrecha el vínculo que sientes como madre: al dar el pecho segregamos oxitocina, la maravillosa hormona del amor, produciendo enamoramiento (ves a tu bebé y desde el primer momento sientes que es el bebé más guapo y maravilloso del mundo), intensificando el instinto maternal y haciéndote sentir felicidad.

Otros beneficios de la lactancia materna

cuando la lactancia materna es algo más que un alimento

Dar el pecho solo tiene beneficios. Así que no te lo pienses más y da la teta a tu bebé, disfruta de esos momentos para los dos. Si no estás disfrutando, si algo no va bien, si duele, tiene solución: busca un profesional experto en lactancia materna y encontraréis la forma de dar el pecho de manera adecuada.

Además de todos los beneficios emocionales que hemos enumerado, están ampliamente probados desde hace años los beneficios a nivel de salud que tiene la lactancia materna:

- Para el bebé: le protege contra enfermedades, reforzando su sistema inmunológico; evita el estreñimiento y los problemas digestivos y disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante, entre otras ventajas. 

- Para la madre: reduce el riesgo de anemia y de depresión posparto, previene en cáncer de ovario y de mama, protege frente a la hipertensión y la osteoporosis... 

Y, recuerda, ofrécele el pecho a tu bebé porque quieres, porque ambos disfrutáis, por esas miradas, por esa sensación de paz, porque te apetece y los beneficios... ¡vendrán solos!