Guía de comidas más adecuadas para los bebés durante un viaje

Consejos para preparar menús infantiles en tu lugar de destino en las vacaciones

Andrea Cardozo

Cualquier momento libre es bueno para darse una escapadita de la rutina y realizar un viaje en familia, ¿verdad? Pero cuando tienes un bebé, organizar y realizar un viaje ya no es tan rápido y tan práctico como antes. Hay que decir que tampoco es un drama, pero sí tenemos mayores detalles en qué poner nuestra atención, por ejemplo, ¿cuáles son las comidas más adecuadas para un bebé en un viaje?

Qué comidas ofrecerle a un bebé durante el viaje

comidas de un bebé durante el viaje

Uno de esos detalles, y muy importante, es la alimentación del bebé durante el viaje. En los primeros seis meses, no hay mayores inconvenientes porque la llevas almacenada en tu pechito o solo necesitarás agua, leche y biberón. Quizás la única dificultad que te puedas encontrar es la facilidad o dificultad para conseguir en tu lugar de destino la leche que acostumbras a ofrecer a tu bebé. Por ello, para evitar sustos o imprevistos, siempre recomiendo a las mamitas que se lleven sus propios envases desde casa.

A partir de los 6 meses, cuando comienza con su alimentación complementaria es útil que organices con anticipación su menú para los días en que estarán fuera de casa. En este caso, es conveniente idear un menú para el periodo de traslado (importante tener en cuenta si te vas a trasladar en automóvil, en tren o en auto) y otro para el tiempo de estancia fuera de tu hogar.

- Hasta que el bebé haya cumplido los 2 años, las aerolíneas te permiten que le lleves agua, leche y otros alimentos. Sobre el agua, un máximo de 100 ml. Estima la cantidad de biberones que serán necesarios durante el viaje para evitar necesidades de esterilización.

- Te recomiendo amamantarlo o darle su biberón especialmente durante el despegue y el aterrizaje, ya que esto le evitará molestias en su oído medio debido a la presión.

- Si ya está en su etapa de alimentación complementaria, puedes llevarle su porción de comida en pequeños envases o sellado al vacío. Trata de que sea su favorita. Si su alimentación es a base de papillas, de preferencia, que sea de frutas.

- Si viajas en avión y durante el recorrido necesitas darle su cremita de verduras tibia, puedes pedir ayuda a la azafata para calentarla.

- En caso de viajar en automóvil, puedes utilizar tu propio calienta biberones o, en los restaurantes que pares en el camino, podrán facilitarte calentar con la técnica de baño de maría (para ello recuerda llevar su cremita en envase de vidrio).

- Se te hará un poco más práctico si utilizas el Baby Led Weaning (BLW) como método de alimentación, ya que podrás llevar sus trocitos de pollo, verdura o fruta, trozos de pan, galletas de avena, panquecas, envasados y sin riesgo de derrames.

- Lleva alimentos que ya haya probado y estén incorporados en su alimentación cotidiana. Evita las preparaciones grasosas y altamente calóricas, ya que hacen más lenta la digestión.

- No coloques la comida en el maletero, temperaturas superiores a 30ºC pueden dañarla mejor ubícala en el área de pasajeros. Permite al bebé tomar el tiempo acostumbrado para comer y no le apresures la comida.

Consejos para las comidas del niño en el lugar de destino

comidas en el lugar de destino

La comida en el lugar de destino también debe ser planificada. Dependiendo del sitio que visiten, la gastronomía puede ser un tanto diferente a la que están acostumbrados, tal vez más condimentada o picante. Para evitar inconvenientes, es preferible tomar las previsiones y no dejarlo al azar.

Vayas en avión o en automóvil, trata de llevar algunos productos que le gustan al bebé, principalmente alimentos saludables hechos en casa, que puedan resolverte por lo menos el primero y segundo día mientras ubicas los mercados cercanos.

Con los más pequeñines, haz lo posible para no cambiarle sus rutinas ni agregar un nuevo alimento. No será el mejor momento si aparece algún rechazo o alergia. Lo ideal es que donde te alojes tengas acceso a poder preparar sus alimentos. En esos días, prepáralos cocidos o al vapor (será mucho más práctico para llevarlos en las salidas turísticas) como ensaladitas de pasta y vegetales, arbolitos de brócoli, bastoncitos de papa, zanahoria, camote, pollo... ¡Todas son opciones válidas que resultan agradables a temperatura ambiente!

En caso de no tener opción a preparar tus propias recetas de toda la vida, siempre encontrarás lugares seguros donde poder comprar alimentos ya acostumbrados como pollo a la plancha, arroz, vegetales al vapor, tortilla, pasta.

Organiza los paseos tomando en cuenta las horas de la comida del bebé, así te evitarás el estrés de estar conociendo un lugar interesante y tener que abandonarlo porque está sonando la alarma en su relojito biológico. De esta manera, él también estará más interesado en conocer todo lo novedoso que tiene a su alrededor. Y, por último, recuerda llevar tu envase con agua para asegurarte que tu bebé se mantenga hidratado durante todo el viaje.

Puedes leer más artículos similares a Guía de comidas más adecuadas para los bebés durante un viaje, en la categoría de Bebés en Guiainfantil.com.