Las 4 dudas más comunes sobre dar el pecho y hacer ejercicio

Consejos antes de empezar a hacer ejercicio si estás con lactancia materna

Meybol Lorena Ramírez

Uno de los aspectos preocupantes para las mujeres luego del embarazo es la ganancia de peso que adquirieron durante el mismo y cómo recuperar la figura luego de tener al bebé. Tanto a las deportistas como las que no lo son, les causa duda la compatibilidad sobre dar el pecho y hacer ejercicio. En este artículo, te hablaré un poco sobre ellos y desterraremos algunos mitos alrededor de este tema.

Verdades y mentiras sobre la compatibilidad de dar el pecho y hacer ejercicio 

dar el pecho y hacer ejercicio

Hacer ejercicio mientras estás en período de amamantamiento es totalmente compatible, y aparte de ello, resulta muy beneficioso para tu salud tanto física como emocional: ayuda a la circulación sanguínea, regula los niveles de presión arterial (lo que reduce el riesgo de enfermedad cardíaca) y mantiene tus huesos saludables.

Mientras te ejercitas, liberas unas sustancias llamadas endorfinas, que te causan sensación de placer y bienestar, lo que disminuye la posibilidad de depresión postparto; además, te ayuda a mantenerte activa, con energía y, por supuesto, te permite recuperar con más facilidad el peso previo al embarazo. Por todo lo anterior, no dudes ni tengas temor en realizar actividad físicas deportiva durante el período de lactancia. Solo debes tomar en cuenta varios aspectos:

1. ¿Afecta el ejercicio de manera negativa la leche de tu bebé?
¡Completamente falso! Ni el volumen ni la composición varía, muy por el contrario, el ejercitarte ayuda a que liberes sustancias en tu organismo que al hacer que te sientas bien, estimulan la producción de leche, y una de las sustancias que favorece es la 'hormona del amor', la oxitocina, la cual se libera mientras te ejercitas (las otras son las endorfinas). 

2. ¿Hay limitación con algún tipo de deporte para practicar?
Puedes hacer el que mejor te venga, solo evita los que afecten tus pechos y siempre que hayas pasado por una revisión de suelo pélvico y te han visto que todo está bien. Generalmente te recomiendo caminar, porque si no tienes quien cuide de tu bebé te lo podrás llevar en el cochecito, y también pasear en bicicleta cuando el pequeño sea más mayor, sujete la cabeza bien, y le puedas poner en el asiento complementario de atrás. Debes tomar en cuenta que debes iniciar con ejercicios de baja o mediana intensidad, para luego ir aumentando de manera progresiva. 

3. ¿Es necesario esperar un lapso de tiempo para dar el pecho luego de ejercitarme?
Realmente no, puedes amamantar cuando desees. Lo único que debes tomar en cuenta dos cosas: si realizas actividad deportiva muy extenuante, en tu cuerpo se liberará una sustancia llamada ácido láctico, que pasa a tu leche aproximadamente 90 minutos después de haberte ejercitado de manera exhaustiva y puede cambiar un poco el sabor de la misma. Esto no le causa daño alguno al bebé y el sabor es bien tolerado. Otra cosa que cambia el sabor es tu sudor impregnado en la piel (sabor salado) y esto sí puede hacer que el bebé rechace el pecho, por lo que te recomiendo que tomes una ducha antes de alimentarlo.

4. ¿Puedo ingerir bebidas energizantes?
En general las bebidas energizantes no se recomiendan aún estando fuera del período de lactancia, ya que su composición, entre ellas la cafeína, tiene efectos negativos sobre la salud: nerviosismo, ataques cardíacos e insomnio, entre otros, y obviamente estas sustancias pasarían al bebé a través de la leche. 

Consejos antes de empezar a hacer ejercicio si das el pecho 

hacer ejercicio y dar el pecho

Como verás, con el ejercicio te distraes, bajas el nivel de estrés y recuperas tu peso. Eso sí, ten en cuanto algunos consejos extra: 

- Debes hidratarte de manera adecuada para no disminuir la producción de leche materna (recuerda que el 88% de la composición de leche materna es agua).

- Aliméntate bien. Come abundantes vegetales y frutas, y aumenta un poco el consumo de carbohidrato, ya que son la fuente de energía que necesitarás para poder tener resistencia.

- No te olvides de usar un top de tela suave, preferiblemente de algodón, que no quede muy ajustado (si es muy ajustado bloquea los conductos por los que fluye la leche) para evitar daños en tus pechos, sobre todo, la tan conocida y temida mastitis.

- Finalmente, organízate y ve al ritmo que puedas, sin agotarte y, sobre todo, sabiendo cuáles son tus límites.