Por qué reducir el consumo de azúcar en los niños - Hábitos saludables

Por qué motivos y cómo los padres pueden moderar la inclusión de dulces y caramelos en la alimentación de los niños

Paola Cóser
Paola Cóser Nutricionista

No es un secreto que a los niños les gusta mucho el sabor dulce y esto es porque desde que nacen tienen una gran afinidad por ese sabor. Antes el sabor amargo se asociaba a hierbas venenosas, por lo tanto, los niños tienden a generar ese rechazo como una manera de protección, en cambio, con lo dulce sienten que no corren riesgos. Nuestros hijos ingieren demasiados caramelos y golosinas en su día a día. ¿Sabes por qué debes reducir el consumo de azúcar de los niños? A continuación te lo contamos.

Cuáles son los efectos del consumo de azúcar en los niños

Cómo reducir el consumo de azúcar en tu hijo

El sabor dulce es un sabor que les es muy familiar, sin embargo, en estos tiempos está muy potenciado, es decir, se exagera con su sabor, por lo tanto, cuando los niños comienzan a comer galletas o dulces como chocolates y chuches en general, les encanta porque se desencadena una reacción química: toda la azúcar que se consume llega a la zona del hipotálamo, el área cerebral encargada de liberar la dopamina, un neurotransmisor que genera una sensación de placer muy grande.

¿Qué sucede cuando el cerebro de un niño recibe esa descarga de dopamina? Que no podrá controlar la sensación de placer y el niño irá a más en el consumo de azúcar, nunca va a ir a menos porque el sabor dulce tiene un punto de tolerancia y cada vez necesita de más caramelos, golosinas y demás productos azucarados para generar esa liberación de dopamina.

La adicción al azúcar es potencialmente dañina para tu hijo

Adicción al azúcar de los niños

En consecuencia, no es tan saludable el azúcar, primero por la adicción que se puede generar o el potencial apego a ese tipo de alimentos, a su vez, porque se puede llegar a un consumo excesivo a largo plazo lo que puede desencadenar en ciertas enfermedades causadas por el consumo de azúcar, como el sobrepeso, aunque el sobrepeso no solo está ligado al consumo de azúcar, sino a muchos factores más.

Otro de los temas en torno al consumo de azúcar es que, a últimas fechas, ya no es necesario ver tan al futuro (como la etapa de la vejez) para comprobar que el consumo excesivo daña a varios órganos como el páncreas, el hígado y al microbiota intestinal, es decir, a todas las bacterias buenas que colonizan a los intestinos, entonces hay que intentar reducir el consumo de azúcar precisamente desde la infancia para que no se desarrollen patologías como estas a largo plazo.

Es muy importante que se controle el consumo de azúcar o que se reduzca al mínimo para que los niños opten siempre por alimentos saludables y dejen de lado bizcochos, panes, caramelos, dulces y tartas en su dieta diaria, lo óptimo es consumir verduras y frutas de temporada, granos como nueces, almendras y pistaches. Hacer más atractiva su comida (con colores y formas), puede contribuir a mejorar la alimentación.

Por qué dar menos caramelos, golosinas y demás dulces a los niños

Reducir los caramelos para los niños

Lo ideal es que los padres reduzcan la inclusión de azúcar en la dieta diaria infantil, es decir, no hay que prohibir, pero tampoco ofrecer. Es importante que en el día a día en casa no se tenga la disponibilidad para desayunar o merendar galletas, lo recomendable es comerlo fuera de casa, por ejemplo, que lo coman en algún cumpleaños o en situaciones muy particulares sin necesidad de prohibir tampoco.

Reducir el azúcar en la dieta infantil contribuye a la pérdida de peso (en el caso de obesidad infantil), se regula el apetito, se minimiza el riesgo cerebrovascular y se puede evitar la diabetes infantil, así como posibles enfermedades relacionadas.

Una sugerencia de esto es que si un día se está en el supermercado y el niño pide comprar una galleta poder hacerlo, pero no intentar que eso esté disponible a diario porque a mediano plazo es perjudicial para la salud. Por otro lado, es muy difícil para un niño dosificarse, por ejemplo, en lugar de comerse 3 galletas, se comerá muchas más y la demanda cada vez será mayor, queriendo comer todos los días galletas.

Una forma de proteger y cuidar a los niños del consumo de azúcar excesivo es intentar no comprar alimentos extremadamente azucarados o dulces, ni tenerlos a disponibilidad y a su alcance en casa. Es la mejor forma para transmitir hábitos saludables a nuestros hijos.

Puedes leer más artículos similares a Por qué reducir el consumo de azúcar en los niños - Hábitos saludables, en la categoría de Nutrición infantil en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: