Alimentos para la cena del bebé que favorecen su descanso

Menú saludable para favorecer el descanso del bebé

Aunque la comida parezca, a simple vista, solo comida, el efecto que los diferentes ingredientes que la componen ejercen sobre el funcionamiento del cuerpo es amplísimo, y, desde la excitación a la calma, del buen humor a la depresión, escoger bien lo que ofrecemos a nuestros hijos puede ayudarnos en determinados momentos. 

Por ejemplo, existen algunos alimentos que presentan ventajas de cara a favorecer el descanso, por lo que puede resultar conveniente incluirlos a la hora de la cena del bebé.

Qué alimentos introducir en la cena del bebé

Cena del bebé: alimentos que favorecen el descanso

- Los huevos contienen triptófano. El triptófano requiere de la presencia de magnesio y vitamina B6 para promover la liberación de serotonina, que es un neurotransmisor precursor de melatonina, una hormona directamente implicada en la relajación, por lo que alimentos ricos en estos micronutrientes (carne o pescado, por ejemplo) constituirían la combinación ideal. No existe razón científica por la que el huevo no pueda ofrecerse a partir de los 6 meses del bebé –salvo que el pediatra sugiera lo contrario-, aunque conviene que no sean huevos fritos, ya que son más difíciles de digerir y poco apropiados cuando se va a acostar al bebé en breve.

- La leche es otro de los alimentos con alto contenido en triptófano, por lo que un vaso de leche antes de irse a dormir, o un biberón si aún lo sigue tomando, puede ayudar a favorecer el descanso del bebé.

- El arroz, la pasta y las patatas son alimentos que, por su contenido en carbohidratos, facilitan el descanso, ya que potencian la absorción del triptófano. Además, al ser carbohidratos complejos, no aumentan el azúcar en sangre de manera inmediata ni generan picos en la secreción de insulina, evitando un exceso de energía imprevisto.

- La miel tiene componentes de carácter antiinflamatorio que ayudan al cerebro a relajarse, por lo que, añadirla al vasito de leche caliente antes de acostarse, es una apuesta segura. No obstante, conviene recordar que la miel no es apropiada para bebés de menos de 12 meses, ya que es vehículo frecuente de Clostridium botulinum y de sus esporas, causantes del botulismo, una enfermedad de extremada gravedad, sobre todo en la primera infancia.

- En general las comidas calentitas ayudan en la cena del bebé a la relajación, por lo que se recomienda evitar ofrecer al bebé alimentos fríos. Aunque los purés son habitualmente consumidos a la hora de la comida, pueden ofrecerse de igual manera a la hora de la cena.

Además, los alimentos ricos en selenio promueven la relajación, reduciendo el estrés y la ansiedad, mientras que los alimentos ricos en magnesio previenen tensiones musculares y reducen la excitación. Son ricos en selenio, sobre todo, los frutos secos, aunque también los pescados azules, mientras que el magnesio puede encontrarse, por ejemplo, en las espinacas y en algunas semillas. Concretamente, los pescados azules contienen ácidos grasos omega 3, selenio y triptófano, el cóctel perfecto para promover el descanso.