Combatir la falta de apetito en el embarazo a causa del calor

Consejos para mantener una alimentación sana en la embarazada

Con la llegada del calor normalmente llega también una apatía que se agrava en el caso de las embarazadas. Esta apatía no solo se observa en el estado de ánimo, ya que el calor hace que la actividad física, por mínima que sea, sea menos apetecible, sino también en una falta de apetito que puede ser problemática para la salud de la madre y el bebé. ¿Cómo se puede combatir la falta de apetito en el embarazo a causa del calor?

Afrontar la falta de apetito en el embarazo a causa del calor

Falta de apetito en el embarazo por el calor

Para asegurar un buen aporte de micronutrientes en esta situación, en la que las necesidades calóricas son más bajas ya que se consume menos energía (no se requiere energía para la actividad física ya que no se realiza), pueden incluirse en la dieta platos de alta densidad nutricional. Estas comidas aportan un gran número de nutrientes esenciales en un volumen calórico bajo, pero además aseguran que con la ingesta una porción normal, se obtiene todo lo que nutricionalmente necesitan tanto la madre como el feto.

Veamos algunos consejos para conseguir potenciar el valor nutritivo de los alimentos, una forma de combatir la falta de apetito en el embarazo a causa del calor:

- La combinación de legumbres e hidratos de carbono aumenta el valor biológico de la proteína, consiguiendo un aporte excelente de aminoácidos esenciales. Algunas sugerencias son las lentejas con arroz, en ensalada, más apetecible para el verano, el humus con palitos de pan, o los garbanzos con cuscús, un plato típico marroquí. Si además escogemos las versiones integrales de los cereales, conseguimos un mejor aporte de vitaminas y sobre todo, de fibra.

- Las ensaladas, al contener verduras y/o frutas frescas, aportan el máximo de vitaminas y minerales, que de otro modo se podrían perder, como con el cocinado. Las ensaladas son en general bajas en calorías, pero muy frescas y apetecibles en la época estival, así que, si se convierten en la base de la alimentación de la embarazada, puede ser conveniente reforzar su contenido calórico con grasas saludables. En este sentido, los frutos secos y las semillas son ideales, ya que también aportan minerales y vitaminas, sobre todo liposolubles, y fibra, muy adecuada para evitar el estreñimiento.

- El aliño de las ensaladas puede hacerlas aún más apetecibles, por una parte, aliñarlas con limón en lugar de vinagre aumenta las vitaminas, ya que el zumo de limón es un cóctel vitamínico importante, y por otra, si se elaboran salsas de aliño a base de yogur, añadimos al plato proteínas y bacterias lácticas que son muy interesantes para mantener una población bacteriana saludable en el tracto gastrointestinal.

- Elegir pescados azules como el salmón asegura un aporte ideal de ácidos grasos esenciales, además, pueden aderezarse con los aliños de las ensaladas, con todos sus beneficios.

- Para picar entre horas, la fruta es el mejor aliado, dulce, repleta de vitaminas y minerales y sobre todo, hidratante

No conviene olvidar la hidratación, tener siempre a mano agua para beber es esencial para mantener la temperatura corporal sin una necesidad desmedida de energía por parte del organismo.