Ejercicios para enseñar a los niños a pronunciar bien la letra S

Trucos para enseñar a los niños a pronunciar la S de forma correcta

Hay fonemas que resultan más complicados para los niños. Sin duda, los que más problemas ocasionan son la letra R y la S. Mientras que en el primer caso, ante la dificultad de pronunciar la R  se habla de 'rotacismo', en el segundo, una mala pronunciación de la S puede originar un seseo o un ceceo.

Desde Guiainfantil.com, te ofrecemos una serie de ejercicios que pueden ayudar a tu hijo a pronunciar bien la letra S. 

7 ejercicios para enseñar a los niños a pronunciar bien la S

Ejercicios para enseñar a los niños a pronunciar la S

Hasta los 5 años, es normal que los niños no pronuncien de forma correcta la letra S. El uso del chupete, la pérdida de dientes de leche, la manía de roncar por la noche, una mala colocación de los dientes... todo influye sobre este fonema. Para evitar futuros problemas, puedes ayudarle con estos sencillos ejercicios:

1. La posición de la lengua: Debes pedir a tu hijo que apoye la punta de la lengua sobre la cara interna de los dientes de abajo. De tal forma que los lados de la lengua toquen las muelas de arriba. La mandíbula un poco abierta y la boca dibuja una leve sonrisa. Por ese hueco que queda, debe salir la 's' cuando la pronuncie. Para que sea consciente de cómo colocar la lengua, lo mejor es que utilices un espejo.

2. Poesías: Escoge poesías que incluyan muchas palabras con la letra S. Así practicará sin casi darse cuenta. También puedes ayudarte de versos muy conocidos como estos: 'Sana, sana, culito de rana, si no sanas hoy sanarás mañana'. 

3. Trabalenguas: Los trabalenguas son ideales para practicar la pronunciación de un fonema. Busca algún trabalenguas que contenga la letra S, como este: 'Si cien sierras sierran cien cipreses, seiscientas sierras sierran seiscientos cipreses'. 

4. Canciones con la letra S: A los niños les encanta las canciones, y les ayuda mucho en su aprendizaje. Busca canciones que incluyan muchos sonidos con la letra S. Al tiempo que os lo pasáis bien y bailáis... ¡estará practicando la pronunciación de la S sin enterarse!

5. Imitar una serpiente: Puedes usar la imitación. A menudo a los niños les cuesta menos imitar un sonido que intentar pronunciarlo bien cuando se lo pides. Por ejemplo, puedes pedir que imite una serpiente, o el sonido de un globo cuando se desinfla...

6. El bolígrafo: El bolígrafo puede ayudarle a colocar la boca de forma correcta. ¿Cómo? Pide a tu hijo que sostenga el boli mirando hacia él y lo coloque encima de la lengua para obligarla a permanecer abajo. Bastará con apoyar sobre la lengua la mitad del bolígrafo. Ahora, sin soltar el bolígrafo, debe morderlo, atraparlo con los dientes. Así tendrá la posición de la lengua y la abertura de la boca necesaria para pronunciar la letra S. 

7. Pronunciar la Z. Sí, podemos pedir al niño que pronuncie la letra Z. Para ello, sacará la lengua y la morderá ligeramente. Pídele que en el momento de sacar la lengua para pronunciar la Z, vaya llevando la lengua hacia atrás, de modo que la Z se irá convirtiendo en una S suave. 

Si después de practicar todos estos ejercicios, pasa el tiempo y sigues sin notar ningún avance, es hora de consultar con el logopeda, ya que se trata en definitiva de una dislalia (conocida como sigmatismo). Tal vez la solución también pase por hacer una visita al dentista.