La custodia de los niños tras la separación de los padres

Cómo decidir quién tiene la custodia de los niños

Lo primero que hay que distinguir es entre custodia y patria potestad, algo que se suele confundir habitualmente. La patria potestad se asigna siempre a ambos padres, ya que se trata del conjunto de derechos y obligaciones que los padres tienen para sus hijos; es decir, su protección, cuidado y desarrollo.

La custodia, sin embargo, se refiere de la convivencia habitual de los niños con alguno de los padres, que puede ser compartida entre ambos, solo de con uno de ellos o asignarse a un tercero, si los padres no pueden hacerse cargo del niño. Cómo decidir quién se queda la custodia de los niños tras la separación de los padres.

La custodia de los niños en una separación o divorcio

Quién se queda con la custodia de los niños en un divorcio

Recientemente la custodia de los niños era algo que se solía dar a la madre de manera tradicional, y pocos eran los padres que solicitaban la custodia compartida, siendo esta última una medida excepcional. Sin embargo, los últimos años demuestran que los padres están asumiendo cada vez más la labor de custodia de los hijos solicitando la custodia compartida; aún así, en más del 80% de los casos son las madres las que se encargan del cuidado de los niños, y tan solo  en un 9% se dan las custodias compartidas, y en un 7% en exclusiva al padre, aunque como ya hemos dicho, esta es una tendencia que está cambiando.

En la actualidad la legislación es diferente en cada país, incluso en cada comunidad autónoma; por ejemplo, en el caso de España, en Madrid la custodia compartida es una medida excepcional, y por defecto se otorga la custodia a la madre, mientras que en Barcelona es a la inversa.

A la hora de enfrentarnos a este tema tan delicado, lo mejor siempre es llegar a un acuerdo previo entre las partes en beneficio de los menores.

Si esto no sucede, será el juez el que decida cuál es la mejor opción para los hijos.

¿En qué se basa esa valoración?

1- Lo primordial es no separar a los hermanos.

2- Si los menores son menores de los 7 años, la custodia de los niños tras la separación de los padres, se suele otorgar a la madre, ya que con frecuencia es la principal figura de apego para los niños más pequeños, por lo que se tiende a que los niños sigan, dentro de lo posible, con su vida habitual con la persona de mayor apego.

3- La relación entre los padres. No procederá la custodia compartida cuando alguno de los cónyuges haya atentado contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la indemnidad sexual del otro cónyuge o de sus hijos, o cuando el juez advierta la existencia de violencia doméstica.

4- El deseo de los menores. El juez antes de otorgar la custodia compartida, deberá reclamar el informe del Ministerio Fiscal, quien se encarga de preservar los derechos de los menores, y oír a los menores mayores de 12 años.

5- La relación que tengan los progenitores con sus hijos, y su disponibilidad con ellos.

6- La cercanía de los domicilios, de no ser así, la custodia compartida sería inviable; aunque hay que tener en cuenta que uno de los cónyuges no puede adoptar unilateralmente la decisión sobre el lugar de residencia del menor si lo aparta de su entorno habitual, la elección del centro escolar, o la orientación religiosa.

7- Y por supuesto, el cumplimiento efectivo de sus labores como padres.

La periodicidad de la custodia se establecerá en función de cada caso concreto y siempre en interés del menor.