La preocupación del nuevo salón. Cuento para niños sobre el miedo

Aprende a combartir el miedo a lo desconocido con este cuento

El miedo a lo desconocido es algo muy común en las personas, pero especialmente en los niños.

Romper las rutinas y salir del ámbito de confort puede producirles angustia, por eso hay que enseñar a los niños que no debemos tener miedo si no existe una verdadera razón.

En el cuento 'La preocupación del nuevo salón' ocurre algo en el interior del viejo castillo a los que los Duques de Castellmairo se han mudado ¿qué es? Un cuento para que los niños pierdan el miedo a lo desconocido.

Cuento contra el miedo a lo desconocido de los niños

La preocupación del nuevo salón. Cuento para niños sobre el miedo

Había muchos nervios. Mañana llegaban al viejo castillo los nuevos Duques de Castellmairo. Los días previos doncellas, sirvientes y personal de mudanza y ayuda no habían tenido descanso. Muebles que llegaban embalados, cajas con utensilios personales de la familia, cuadros, lámparas, librerías, vajillas, ropa de cama… habían sido los grandes protagonistas de esas intensas jornadas.

A las doce de la noche apagaron las luces y se hizo el silencio. El trabajo ya estaba hecho.

No obstante, fue ese el momento en el que se empezaron a oírse los crujidos, los temblores e incluso los sollozos del mobiliario. La gran cortina doña Flora, que ya conocía a los duques de la residencia de verano, quiso animar a sus nuevos compañeros de salón.

- ¿Qué os pasa? ¿Por qué estáis tan nerviosos? - preguntó al resto de muebles.

- No quiero que me aporreen y tampoco que me ignoren - respondió el piano don Mariano.

- ¿Y se saltan sobre mí? Ya soy viejo y no quiero que me rompan y acabar quebrado alimentando el fuego de la chimenea doña Carmela - explicó el sofá don Camilo.

- Espero que no restrieguen sus botas sucias sobre mi aterciopelado pelo - susurró tímidamente la alfombra doña Persa.

- ¿Y si no tienen cuidado y dejan caer a alguna de mis pequeñas tazas? - dijo entre sollozos la tetera doña Paca.

- ¡Calma, calma! - exclamó la cortina doña Flora.

Mientras el miedo a lo desconocido se extendía por el gran salón, la cortina doña Flora consiguió que se hiciera el silencio al explicarles que ella ya conocía a los Duques de Castellmairo.

- Son buena gente. Tienen cuatro pequeños que adoran escuchar por las noches a su madre tocar el piano. Y no temas, piano don Mariano, la joven duquesa es una virtuosa para la música. Tampoco he visto nunca que los pequeños salten por los sillones y, por supuesto, jamás entran al salón si llevan el calzado manchado tras haber paseado por los jardines, les aclaró la cortina doña Flora.

La cortina doña Flora pasó la noche hablándoles de los Duques de Castellmairo a sus nuevos compañeros para quitarles el miedo a lo desconocido y pedirles que le dieran una oportunidad a la familia, pues no es bueno ponerse en lo peor y juzgarles sin conocerles.

Las horas pasaban y el ánimo en el salón mejoraba. Al amanecer todos los muebles tenían la sonrisa puesta y estaban preparados para hacer la vida más cómoda y agradable a los Duques de Castellmairo.  

Ejercicios de comprensión lectora

Descubre si tu hijo ha entendido el cuento y su enseñanza, respondiendo a estas sencillas preguntas de comprensión lectora.

- ¿Dónde iban a vivir los Duques de Castellmairo?

- ¿Por qué tenían miedo los muebles?

- ¿Por qué se levantarobn contentos al día siguiente?

- ¿Crees que tenían razones para tener miedo?

- ¿Tú tienes miedo a algo que no conoces? ¿por qué?