La araña ochopatas. Fábula para niños con moraleja

Quién mucho abarca, poco aprieta

María O´Donnell nos cuenta la nueva fábula de La araña Ochopatas.

Un cuento para niños sobre la importancia de no dispersarse demasiado en las tareas que debemos realizar, o no haremos bien ninguna de ellas.

Fábula para niños con moraleja. La araña Ochopatas.  

La araña Ochopatas. Fábula con moraleja para niños

En un precioso día soleado, la araña Ochopatas fue al parque con sus cuatro hijas: Patipú, Telita, Bichi y Trepadora. A las arañitas les encantaba ir ahí siempre que podían.  

Patipú le pidió a su madre que le empujara en el columpio, y ella empezó a hacerlo con una de sus ocho patas.

- ¡Más fuerte, Mamá, que quiero tocar las nubes!

Luego, a Telita le apeteció jugar al balón, y la madre empezó a chutar con ella a la vez que columpiaba a Patipú con otra pata.

Después, Bichi le pidió: - “Mamá por favor hazme un hoyo para jugar en la arena” - y la madre se puso a hacerlo con una pata, mientras con otra pasaba el balón a Telita y con otra columpiaba a Patipú con fuerza.

Por último, Trepadora quiso enseñar a su madre lo alto que estaba subiendo por una tubería. Entonces, Ochopatas se distrajo al mirar hacia arriba, metió una pata en el hoyo que había hecho para Bichi y se cayó al suelo.

Mientras, Telita ya había pasado el balón, y como la madre no estaba para devolverlo, golpeó sin querer a Patipú que seguía en el columpio.  ¡Qué desastre! Ochopatas comprendió que no podía atender bien a sus cuatro hijas a la vez.

 Moraleja: Haz las cosas una por una o no te saldrá bien ninguna.