Diferencias entre anestesia epidural y raquídea en el parto

¿Parto con anestesia epidural o anestesia raquídea?

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Seguramente desde el momento que te quedaste embarazada empezaste a imaginar cómo sería tu parto; no hay mujer que la primera vez no sienta miedo al dolor. Así que las anestesias epidural y raquídea han supuesto todo un alivio para millones de mujeres en el mundo.

Estas anestesias se usan para poder insensibilizar la parte media y baja del cuerpo bloqueando el dolor. Aunque principalmente se usan para erradicar los dolores del parto y la dilatación, también son utilizadas para intervenciones de las vías urinarias, riñones, piernas y pies, ya que suponen un menor riesgo para la salud que la anestesia general. Entonces ¿cuál es la diferencia entre ellas? Básicamente cada una se utiliza para intervenciones distintas.

Anestesia epidural y anestesia raquídea para aliviar el dolor del parto

Diferencias entre anestesia epidural y raquídea

Las dos se introducen en el cuerpo a través de una punción en la espalda, pero la diferencia está en que, mientras la epidural se pone alrededor de la médula espinal, en una capa gruesa llamada la duramadre; la raquídea se inocula dentro de la duramadre, es decir, en la médula espinal o espacio raquídeo (de ahí su nombre).

Esto, que nos puede parecer un poco complicado de entender, se traduce en dos comportamientos distintos de la anestesia: 

1- La epidural necesita atravesar esa gruesa capa de la duramadre, con lo que se precisa más cantidad de anestesia para que haga efecto y más tiempo para que penetre. Normalmente suele hacer efecto en unos 20 minutos, y su alcance es mayor en el tiempo. En ocasiones se coloca un catéter en la zona por la que se puede ir suministrando más anestesia cuando los efectos disminuyan, esto la convierte en la más utilizada a la hora del parto ya que la dilatación dura varias horas.

2- Por otro lado, la anestesia raquídea, al introducirse directamente en el espacio raquídeo, hace efecto inmediatamente, se necesita menos cantidad de producto y su efecto es de corta duración, por lo que se suele usar para intervenciones más breves como son las cesáreas.

Los riesgos en ambas son parecidos:

- Reacciones alérgicas.

- Dificultad para orinar.

- Baja la presión arterial.

- Infección en la columna vertebral.

- Daño neurológico.

- Convulsiones.

- Dolor de cabeza fuerte.

Los efectos secundarios se presentan en raras ocasiones y siempre son mucho menores que lo que supone una anestesia general.