Los peligros de los castillos hinchables para los niños

Riesgos para los niños de jugar en los castillos hinchables

Aparentemente seguros, los castillos hinchables ofrecen una diversión a los niños sin apenas peligros; o eso es lo que parece… ¿Qué más podría pasar que el castillo se deshinche o que el niño de al lado pueda pisar al nuestro? Esto es lo que piensan y se preguntan muchos padres, pues bien, la realidad es que puede pasar más que eso.

Te explicamos cuáles son los riesgos y peligros de los castillos hinchables para los niños y en qué has de fijarte antes de que tu hijo suba en esta atracción.

Riesgos de los castillos hinchables para los niños

Castillos hinchables para los niños

En los últimos años los castillos hinchables para niños han sido una de las elecciones preferidas por padres en los cumpleaños, cada vez se instalan más en fiestas para particulares y muchos restaurantes han decidido poner uno permanente en sus instalaciones, ya que suponen un respiro para hijos y padres si queremos tener una sobremesa tranquila; esta es la razón por la que los accidentes se han disparado, aunque es cierto que dichos accidentes, normalmente, no revisten gravedad.

Contusiones, magulladuras, cortes, quemaduras por el roce o golpes son los accidentes más habituales, sin embargo, un mal anclaje del castillo o un despiste al dejar al aire los cables eléctricos puede llevar acarreado consecuencias muy graves y, por tanto, antes de contratar o subir a nuestro hijo a un castillo hinchable, deberíamos tener en cuenta ciertas normas que estos deben cumplir:

1- Es preferible que sea en un lugar abierto y espacioso, que tenga, al menos de 2 a 3,5 metros de amplitud en los laterales para evitar choques con objetos como farolas, columnas o coches.

2- Debe tener seguro de responsabilidad civil y licencia de actividad. El castillo debe cumplir los requisitos de la normativa EN14960.2014, y debe poseer una placa con la indicación de la potencia del hinchador  y el número máximo de niños y altura.

3- Es importante que el terreno en el que se ponga el castillo sea plano y firme.

4- Debe tener como mínimo 6 puntos de anclaje al suelo, planos y que no sobresalgan, o si no es posible, con sacos de arena.

5- Los castillos hinchables para niños siempre deben estar vigilados por un adulto al menos, que debe controlar el aforo del interior y no dejar pasar a más niños de los necesarios hasta que no salgan los primeros. Las tandas de niños deben estar distribuidas por edades similares.

6- Los materiales y el estado del hinchable debe ser bueno y no estar deteriorado. Los hinchadores, motores, tubos y cables deben estar alejados de los niños y protegidos ante posibles descargas eléctricas.

7- No debe usarse cuando llueve o hace viento, ya que el castillo se vuela o vuelca fácilmente.

8- En los alrededores debe haber colchonetas o espuma, especialmente en el acceso al castillo hinchable, además debe haber una rampa que cubra toda la anchura del arco de entrada, y la entrada debe estar alejada de árboles, bancos, postes o bordillos.