Qué es la fimosis y cómo afecta a bebés y niños

Síntomas y tipos de fimosis que afectan a bebés y niños

Iván Carabaño Aguado

La fimosis se produce cuando el glande del pene del bebé o niño no es capaz de quedar totalmente al descubierto porque la piel del prepucio la recubre parcial o totalmente. Es un problema bastante común entre los bebés y niños. Sin embargo, en algunos casos se soluciona por sí sola y en otros precisa de un tratamiento

Para que lo entiendas mejor, te explicamos qué es la fimosis, qué tipos de fimosis existen y cómo afecta la fimosis a bebés y niños. 

Qué es la fimosis y cómo afecta a bebés y niños

Qué es la fimosis

Para poder entender bien qué es la fimosis, antes hay que hacer un breve recordatorio de la anatomía del pene. Este tiene diferentes partes: prepucio, glande y surco balanoprepucial.

1. Prepucio: es la piel elástica que recubre el pene.

2. Glande: es la parte más externa del pene (la punta del pene).

3. Surco balanoprepucial: es una pequeña hendidura que está entre el cuerpo del pene y glande del pene.

La fimosis sucede cuando la piel del prepucio cubre parcial o totalmente el glande, de forma que no queda totalmente expuesto, ya que queda 'aprisionado', sin poder salir. La fimosis es secundaria a una dificultad a la hora de retraer la piel del prepucio, de tal manera que el glande del pene no puede asomar a su través de forma completa.

Tipos de fimosis en bebés y niños

Debes saber que existen dos tipos de fimosis en bebés y niños: 

1. La fimosis fisiológica: Este tipo de fimosis aparece en todos los recién nacidos de sexo masculino. En los recién nacidos el anillo externo del prepucio es muy externo, y por eso el glande no puede emerger al exterior. Este tipo de fimosis se suele resolver de forma espontánea a lo largo del tiempo. 

2. Fimosis patológica: Ésta fimosis no se resuelve de forma espontánea. Se puede contemplar en niños a partir de 8 años de edad. Antes de esta edad, tiende a resolverse de forma espontánea. 

Causas de la aparición de fimosis en bebés y niños

Pero la gran pregunta es ¿por qué aparece la fimosis? ¿Qué es exactamente lo que lo origina? La fimosis patológica, aquella que no se termina por resolver de forma espontánea, puede darse por diferentes motivos. Entre ellos: 

- Frenillo corto: El frenillo del pene puede ser demasiado corto, lo que propicia que el prepucio no se pueda retrae con normalidad.

- Mala higiene: En ocasiones, se van acumulando adherencias entre el surco balanoprepucial y el prepucio o entre el glande y el prepucio, lo que genera una limitación a la hora de retraer la piel del prepucio. 

- Pequeñas heridas: En algunos casos se producen en esta zona algunas heridas pequeñas que al cicatrizar pueden generar algunas adherencias que van a dificultar la retracción de la piel del prepucio. 

Un consejo importante para los padres: Una práctica muy habitual entre los padres es la de bajar la piel de prepucio, coincidiendo normalmente con la hora del baño, para evitar que aparezca la fimosis. Sin embargo, este método está totalmente desaconsejado, porque esta maniobra puede provocar pequeñas heridas que a su vez generarán adherencias que propicien la aparición de fimosis. Es decir, en lugar de evitarlo, lo que podemos hacer es empeorar la situación y originar una fimosis patológica.