Amamantar a tu hijo adoptado es posible

Cómo las madres adoptivas pueden amamantar a su bebé

Sí, así es, no es necesario que tu bebé sea biológico para darle el pecho. Un hijo adoptado también puede ser amamantado con la leche materna, aunque no haya salido del vientre de su madre. Los primeros días en que tuve a mi pequeña en brazos, yo intenté darle el pecho, y aunque mi deseo de hacerlo fuera pleno, no lo he conseguido. Tal vez por no haber estimulado mis pechos con anterioridad, para la producción de leche, o porque las emociones del momento no estuvieron a nuestro favor. Pero sí, has de saber, que si quieres, amamantar a tu hijo adoptado es posible.

Si quieres, amamantar a tu hijo adoptado es posible

Cómo dar el pecho al bebé adoptado

Mi niña llegó de forma inesperada hace 19 años, y en aquella época aparte de la falta de tiempo, no había tanta información y orientación como hoy, en cuanto a la lactancia inducida. Dar el pecho no es tan difícil como se piensa. Claro que, como todo, hay situaciones especiales que dificultan o imposibilitan amamantar al bebé. Lo cierto es que no es difícil inducir a lactancia en casos de adopción. Lo importante es la preparación.

Lactancia inducida. Madres adoptivas pueden dar el pecho

- Deseo y voluntad. Probablemente este sea el factor primordial para amamantar no solo al hijo biológico como también al adoptado. Es necesario primero, querer amamantar.

- Estimulación de los pechos. Partiendo del principio de que cuanto más mama el bebé, más leche genera, lo primero a considerar es el estimulo de la areola del pecho. Si se la estimula de forma adecuada y continua, el cerebro de la madre aumenta la producción de prolactina, hormona esencial a la hora de conseguir una lactancia con éxito.

- Ejercicios de extracción. Con la ayuda de un extractor de leche, se puede estimular la producción de leche, antes incluso de tener a tu bebé en brazos. En algunos casos, son necesarios medicamentos que facilitan el aumento de la prolactina para tener más leche. Habla con tu médico.

- El contacto piel a piel con tu bebé. Lleva a tu bebé en brazos todo el tiempo que puedas para incrementar los niveles de prolactina. El contacto y la succión del pecho aumentan la producción de esa hormona y como consecuencia, facilitan la salida de la leche.

- El apoyo familiar y de la pareja. Es necesario que la madre sea apoyada en todo el proceso de la lactancia. Esa complicidad la ayudará a no desistir en cualquier tipo de situación.

- Orientación y paciencia. Una asesoría médica, de una matrona o de una doula es esencial a la hora de intentar dar el pecho a un bebé adoptado. Tener paciencia, también.

Por qué amamantar al bebé

Sin jamás haber podido amamantar a mi hija, yo incentivo a todas las madres a que lo intenten. La leche materna es el alimento más completo para el bebé, especialmente en su primer año de vida.  Es como su primera vacuna, ya que lo protege de algunas enfermedades. La leche materna no solo alimenta al pequeño como también estimula el vínculo afectivo entre madre e hijo.

Sin embargo, si como yo, has intentado y no has conseguido amamantar a tu bebé, no se sienta culpada por ello. Hay alimentación complementaria que también ofrece todos los nutrientes indispensables para el bebé. Lo importante, al fin y al cabo, es que él sea bien nutrido de amor, de cariño, atención, cuidados… Recuerda que, aunque él no haya salido de tu vientre, él ha nacido para ser tu hijo.