Mi madre se fue al cielo y todavía no ha vuelto

La conmovedora llamada de un niño a la policía para que busque a su madre muerta

Es muy complicado explicar a los niños la muerte de un ser querido. Es difícil hacerles comprender que la vida no es justa siempre y que no todo aquel que es bueno le ocurren cosas buenas, que los niños también mueren y que sus madres y padres también.

Los accidentes y las enfermedades son parte de la vida, y es duro ver como los niños deben enfrentarse a estas cosas con su mirada de inocencia.

A nosotros como padres nos toca la tarea más complicada, explicar a un niño dónde se ha ido ese ser querido. Las mentes de los niños no siempre están preparadas para comprender esa ausencia e interpretan los hechos como mejor pueden.

Esta es la historia de uno de esos niños que ha perdido a su madre, con solo cinco años, y como vive su pena.

Una conmovedora historia que abre una pequeña luz de esperanza en la tristeza del niño, y que está inspirada en un hecho real.

Mi madre se fue al cielo y todavía no ha vuelto

Un día la madre de Jerry se puso enferma y fue al hospital, pero nunca regresó.

Su padre, lleno de dolor, le explicó que su madre se había ido al cielo, pero Jerry no entendió que nunca más volvería a verla; así que Jerry la esperaba día tras día, pero su madre nunca volvía. Por eso Jerry decidió llamar a la policía, para que la encontraran, estaba muy preocupado porque su madre todavía no había regresado.

Cogió el teléfono el oficial Tommy Lee, quien al escuchar el problema del pequeño sintió su dolor, y quiso darle un consejo que alimentara su esperanza: le dijo al niño que escribiera una carta a su madre, la atase a un globo rojo, y se la enviara al cielo para que ella pudiera leerla.

Mi mamá se ha ido al cielo y todavía no ha vuelto

Jerry escribió una carta cada mes a su madre esperando alguna vez recibir respuesta, sin embargo la respuesta no llegó, así que Jerry volvió a llamar al policía para decirle que estaba muy desilusionado y angustiado porque su madre no contestaba.

El oficial le pidió que no dejara de enviar las cartas, que su madre seguro que las leía.

Pero Tommy no se quedó tranquilo con su respuesta, así que decidió darle una sorpresa para no defraudar al niño. Una mañana el oficial decidió aparecer delante de la casa de Jerry con una delegación de policías en motocicleta, cada uno de ellos llevaba un montón de globos rojos. Eran los globos rojos que supuestamente Jerry había mandado a su madre al cielo.

Tommy se acercó al niño y le confirmó que su madre leía todas las cartas que le enviaba y que quería seguir recibiendolas, y le entregó una carta de parte de su madre, que él mismo había escrito buscando información entre su padre, profesores y amigos para saber más sobre él.

En la carta le decía que le quería mucho y que estaba muy orgullosa y contenta de los resultados de la escuela, y le daba un regalo para que siguiera mandándole dibujos y cartas al cielo.

Así Jerry, escribió y mandó dibujos a su madre durante mucho tiempo alimentado por la esperanza de que su madre siempre las leia.

Sin duda, un precioso gesto de amor hacia alguien que sufre la muerte de un ser querido.

Mi mamá se ha ido al cielo y todavía no ha vuelto