La población mundial crece pero nacen menos niños, ¿por qué?

Cada día nacen menos niños en el mundo

En el 2017 somos más que nunca sobre la Tierra. La población mundial crece una media de 12 personas por cada 1000, cada año, y eso sin duda es un dato preocupante, a pesar de que en los últimos años el crecimiento ha sido más lento. Sin embargo, la baja natalidad nos deja sin niños que sustenten al resto del planeta. En resumen, la población mundial crece pero nacen menos niños.

Los datos de la demografía mundial evidencian marcadas diferencias entre los distintos países.

La población mundial crece pero hay menos niños en el mundo

La población crece, los niños disminuyen

Los augurios apocalípticos sobre la sobrepoblación a nivel mundial hace que se nos pongan los pelos de punta, sobretodo cuando en estos datos se refleja que el crecimiento no se debe a un aumento de nacimientos, sino a un mayor envejecimiento de la población.

Efectivamente, la ciencia y la medicina ha hecho que cada vez seamos más fuertes y por lo tanto nos hagamos más viejos.

Por otro lado, los datos que se muestran, en cuanto a nacimientos en los países desarrollados, es alarmante, ya que el descenso de la natalidad es brutal en los últimos años, especialmente en España, cuya tasa de niños por mujer en edad fértil es de 1,33. En otros países como México los datos son más tranquilizadores, y ascienden a 2,22 niños por mujer. Compensa esos datos el continente africano, quien ostenta el primer puesto en cuanto a nacimientos se refiere, con una media de 7 hijos por madre en edad fértil.

En el extremo opuesto nos topamos con Corea del Sur que tiene una media de 1,21 hijos.

Es más, en el último año en España ha habido más muertes que nacimientos, y la edad media de las mujeres para tener hijos se ha retrasado a los 32 años.

¿Por qué cuanto más desarrollado es el país menos nacimientos se registran?

Este retraso generalizado en Europa de la edad para tener hijos, especialmente en países como España, Moldavia, o Bosnia, se debe principalmente a la crisis económica que se ha vivido en la última década, mientras que en los países latinoamericanos este dato se suaviza debido a un aumento de la tasa de embarazos adolescentes.

En África el índice de natalidad es alto, pero también el de mortalidad, y en concreto, el de mortalidad infantil, que es mucho mayor que en el resto de continentes. Las mujeres allí tienen más hijos por tradición pero también para compensar la muerte de alguno de ellos. Hay que tener en cuenta que el sida y el ébola hace estragos entre la población africana, y el uso de anticonceptivos es bajísimo.

 El aumento de la población es un dato preocupante porque los recursos del planeta son limitados, pero más preocupante es, a corto plazo, es la repercutión que tiene que la población envejezca tan rápidamente y que cada vez nacen menos niños.