El efecto Mozart para dormir al bebé, ¿realidad o mito?

¿Escuchar a Mozart hace al bebé más inteligente?

En las últimas décadas se ha popularizado lo que se conoce como ‘Efecto Mozart’ para dormir al bebé. Este concepto se refiere a los presuntos beneficios que aporta a los más pequeños escuchar la música del compositor austriaco Wolfgang Amadeus Mozart. 

Según algunas investigaciones científicas su música causa múltiples efectos positivos en los bebés y en los niños. Entre ellos la capacidad de relajarles y conseguir que descansen durmiendo plácidamente.

Cómo contribuye el efecto Mozart a dormir al bebé

Efecto Mozart para dormir al bebé, ¿funciona?

Según estos estudios, las combinaciones musicales creadas por Mozart, sus frecuencias, su métrica y su tono estimulan el cerebro humano reduciendo el estrés y consiguiendo que los bebés y los niños se calmen. Esto ayuda y mucho a que puedan conciliar el sueño con mayor facilidad, sobretodo cuando están muy alterados o nerviosos.

Al mismo tiempo escuchar la música de Mozart en edades tempranas contribuye a activar nuestras neuronas lo cual favorecería nuestro desarrollo no sólo intelectual sino también creativo y cognitivo, como aseguran algunas estudios. 

Otras investigaciones sin embargo apuntan a que el ‘Efecto Mozart’ es un mito científico ya que según sostienen no sería en sí la música de Mozart la que consiguiera estos beneficios sino la estimulación que provoca la música en sí misma, ya que con ella se consigue que los más pequeños mejoren tanto su atención, como su concentración y sus habilidades de comprensión. 

Estos expertos que contradicen los resultados de las investigaciones que apuntan al efecto Mozart, consideran que pudiera haber un interés económico en estas afirmaciones ya que tras publicarse estas investigaciones se incrementó a partir de los años 90 y hasta hoy la venta de los artículos de bebés vinculados con la música del compositor austriaco. Así encontramos fácilmente en el mercado desde CDs para bebés, hasta cajas de música, carrillones o móviles para las cunas entre otros productos.  

Sea mito o realidad lo cierto es que lo que sí está demostrado es que escuchar música tiene innumerables ventajas que se acrecientan si además se escucha desde edades tempranas.  

Por estas razones ya sea de Mozart o de cualquier otro compositor, compartir la música con nuestros hijos puede resultar muy positivo ya que con ella los más pequeños consiguen: desarrollar sus emociones y sentimientos, favoreciendo su atención y concentración, estimulando su memoria y su creatividad, aunque no de manera exclusiva ya que estos beneficios se podrían dar escuchando cualquier tipo de música y en especial escuchando música clásica.