Lo que ocurre con la genuina creatividad de los niños durante su etapa escolar

Por qué desaparece el talento creativo de los niños a medida que crecen

Alba Caraballo Folgado
Alba Caraballo Folgado Directora de contenidos

La NASA encargó al Dr. George Land y a Beth Jarman un estudio para detectar, identificar y desarrollar el talento creativo. Es fácil suponer que buscaban astronautas que pudieran poner soluciones imaginativas a ciertas contingencias en el espacio. Sin embargo, estos expertos tenían un encargo más especial, no iban a investigar a adultos, sino a niños.

La investigación se centró en identificar el talento creativo en las etapas escolares y descubrieron algo sorprendente que debería hacernos reflexionar. Esto es lo que pasa con la genuina creatividad de los niños durante su etapa escolar. 

La creatividad de los niños se diluye en la etapa escolar

Creatividad de los niños en la escuela

Estos doctores descubrieron que los niños perdían su capacidad de pensar, de imaginar o de innovar con el tiempo. A medida que avanzaban en sus años escolares iban perdiendo creatividad. En definitiva, llegaron a la conclusión de que los niños tienen un genio creativo innato pero llegan a su vida adulta habiendo perdido gran parte de esta increíble capacidad. 

Land y Jarman estudiaron a 1.600 niños de 5, 10 y 15 años. A todos les presentaron un problema sobre el que tenían que aplicar una solución innovadora, distinta, imaginativa y descubrieron que: 

  • Un 98% de los niños de años daban respuestas geniales, es decir, eran pequeños genios.
  • Esos mismos niños a la edad de 10 años habían perdido la capacidad de pensar de forma creativa. Tanto que solo encajó en el nivel de respuestas geniales un 30% de los niños.
  • Los datos a los 15 años eran todavía peores. Los investigadores regresaron para volver a poner a los mismos niños bajo circunstancias en las que había que dar respuestas imaginativas y sólo un 12% lo hacían de forma genial. 

Por qué la escuela acaba con el talento creativo de los niños

¿Cómo es posible que todo ese talento se pierda a lo largo del tiempo? La explicación que dieron estos expertos atacaba directamente al enfoque actual de la enseñanza y la forma en la que aprenden los niños, ya que, directamente, mata la creatividad. "Esas fábricas para seres humanos, también llamadas escuelas, sirven para que podamos fabricar personas que puedan funcionar bien en las fábricas". Un comentario bastante polémico pero sobre el que conviene reflexionar. 

En definitiva, a los alumnos no se les prepara para pensar o para dar respuestas creativas, se les prepara para aprobar exámenes estandarizados.

El modelo de educación presente en la mayoría de los países no estimula a los niños lo suficiente como para pensar, crear, innovar o imaginar. Todas ellas cualidades altamente valoradas en un mundo laboral muy competitivo, donde destacan aquellos que además de tener unos buenos conocimientos para desarrollar su trabajo, proponen, innovan y son proactivos. 

Es posible que vuestros hijos, al igual que los míos, en algún momento determinado, se hayan topado con algún profesor que criticó, juzgó o se mofó de una idea brillante, por lo que poco a poco, dejaron de proponer y arrinconaron sus ideas. Tampoco les incentivan a pensar, solo han de seguir un temario marcado, estricto y sin margen a la creatividad.

¿Cómo luchar contra ello? Estos expertos proponen que padres, profesores e instituciones luchen para deshacerse de los 3 aspectos que matan el talento creativo de los niños: el juicio, la crítica y la censura.