Niños posesivos. 8 estrategias para enseñar a tus hijos a compartir

Las claves para fomentar la generosidad y solidaridad entre los niños

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

Uno de los principales temas que ocupa a los padres desde siempre es el enseñar a sus hijos a compartir. Sobre todo en el caso de las familias en las que hay varios hermanos, este tema se vuelve uno de los principales motivos de los más encarnizados pleitos, gritos y berrinches entre casa. A los niños posesivos les cuesta mucho prestar sus cosas y consideran que todo les pertenece. ¿Cómo lograr que estos niños sean más generosos?

Cómo identificar a los niños posesivos

Cuando los niños posesivos tienen que aprender a compartir

Tenemos que ser conscientes de que hay una etapa del desarrollo evolutivo en los niños de los 2 a los 5 años, conocida como “etapa egocéntrica”, en la que no han desarrollado aún la capacidad de entender que el mundo no gira en torno a ellos. Todavía no pueden comprender que las demás personas, también tienen necesidades y deseos que son diferentes a los suyos. Es hasta los 6 o 7 años que gradualmente empiezan a salir de esta etapa, a dejar de pensar que solo importan sus deseos y a entender lo que significa la cooperación.

Sin embargo, hay niños mayores de 6 años, a los que les sigue costando muchísimo compartir y ceder en las cosas que desean. Siguen pensando que todo les pertenece, y aunque desean cosas del otro, ellos no están dispuestos a compartir lo suyo… su eterno lema es: “es mío” y pareciera que eso fuera motivo suficiente para que nadie más pueda tener el objeto en cuestión.

A pesar de que parezca algo muy fácil de entender, el “compartir” para ellos es una misión imposible.

Apunta estas estrategias para enseñar a tus hijos a compartir

Las estrategias para enseñar a tus hijos a compartir con otros niños

A continuación, te ofrecemos una serie de consejos para desarrollar en nuestros hijos la capacidad de compartir y de encontrar la parte divertida de hacerlo.

1. Predica con el ejemplo
Es imposible pedirles a nuestros hijos o intentar que hagan algo que nosotros mismos como adultos a veces no logramos. Ellos deben vivir un ambiente positivo en casa en el que sus padres simplemente compartan. No le prohíbas tocar tus cosas; cuando te pida algo que es delicado o que te da terror prestarle, haz de tripas corazón y deja que lo sostenga haciendo énfasis en que es delicado y que solo lo podrá tener unos momentos pero que lo compartes con él porque es importante hacerlo y porque te gusta hacerlo feliz.

2. Anticípate
Si sabes que habrá una situación de juego en la que es probable que deba compartir, empieza varios días antes a advertirle de la escena que se va a producir. Pregúntale qué juegos está dispuesto a compartir y hazle ver lo divertido que lo pasarán. 

3. Intenta que el proceso de compartir le resulte divertido
Para ellos compartir significa renunciar a algo propio y eso no les hace ninguna gracia. Sin embargo, gradualmente deben empezar a darse cuenta de cómo se sienten otros cuando comparten con ellos. Puedes comprarle en algún día especial algo sencillo que puedan llevar al colegio para regalar entre sus compañeros como galletas, dulces o estampas. Esto generará en sus compañeros una respuesta positiva que seguro tus hijos querrán repetir.

4. Respeta sus posesiones
Pídele permiso para usar sus cosas y no las prestes por él. De esta forma le estarás modelando también la importancia de respetar cosas ajenas y de pedir permiso para usarlas.

5. Enséñale el valor de compartir a través de cuentos y películas
Cuando le leas un cuento infantil o vean una película para niños, siempre que sea posible rescata los ejemplos referentes al compartir y hazle ver todo lo bueno que sucede alrededor del tema.

6. Trabaja la reciprocidad
Enséñale a través de ejemplos cotidianos la importancia de la reciprocidad. “Si prestas te prestarán”, “Si no lo haces, no podrás esperar que los demás lo hagan y seguro que habrá cosas que tú también desearás que te compartan”.

7. No lo castigues ni le obligues a compartir
Compartir siempre debe ser un acto voluntario y si le castigas o le obligas a hacerlo, solo generarás en él resentimiento y estarás más lejos de lograr tu objetivo.

8. Proponle actividades de servicio social
Llévales a visitar hogares para ancianos, casas hogar para niños u hospitales y a llevarles regalos o a hacer una actividad linda como leerles, representar una obra de teatro, cocinar algo para ellos, etc. Estas actividades, además de ser muy valiosas para los receptores de la ayuda, despertará en tus hijos sentimientos de generosidad y empatía. 

La tarea de lograr que nuestros niños puedan dejar de pensar solo en ellos y sus necesidades y disfrutar al hacer feliz al otro no es fácil, pero si nos empeñamos lo suficiente, sin duda valdrá la pena.