Las nuevas tecnologías como complemento en el aula para los niños

Cómo ayudan las TIC a aprender a los niños de hoy en día

Guiainfantil.com

En las últimas décadas, si algo está condicionando los principales cambios de nuestra sociedad es la tecnología. Los avances tecnológicos afectan cada vez más a todos los ámbitos de nuestra vida. Aprender a adaptarnos a ellos y ser capaces de sacar el máximo provecho de las ventajas que nos aportan nos permitirá acceder a infinitas posibilidades y mejorar nuestra calidad de vida. Esto podemos aplicarlo a la educación de nuestros hijos y utilizar las nuevas tecnologías como complemento en el aula para los niños.

Las nuevas tecnologías en el aula para los niños 

Nuevas tecnologías en el aula para los niños

Existen notables diferencias entre aquellas personas de más edad, para las que en ocasiones resulta complejo integrar con naturalidad determinadas tecnologías en su día a día, y aquellas que ya han nacido dentro de la era digital, que se han criado entre pantallas y se sienten totalmente cómodas en este universo de dispositivos electrónicos.

Uno de los ámbitos que está cambiando enormemente gracias a la tecnología es el educativo –con los quebraderos de cabeza que esto está causando a muchos de los profesores más veteranos–. Y tiene todo el sentido, pues es importante acercarse a cada generación en función de sus particularidades, y si los niños y jóvenes actuales son nativos digitales, encontraremos más facilidad para conectar con ellos y captar su atención si les hablamos en su mismo idioma y utilizamos los mismos soportes que ellos perciben como un entorno amigable y cercano.

Pretender dar la espalda a las nuevas tecnologías en el sistema educativo sería un error, pues la digitalización ha llegado y está aquí para quedarse. Si bien es cierto que se ha hablado mucho de los efectos nocivos que tiene el abuso de los dispositivos electrónicos por parte de los menores, la clave está en encontrar el equilibrio entre un tiempo de uso razonable y unos contenidos adecuados a las respectivas edades.

Estos son sus beneficios: 

- La tecnología nos permite complementar la enseñanza con potentísimos recursos gráficos y audiovisuales, con nuevas metodologías de aprendizaje que enriquecen enormemente la labor docente y proporcionan al alumno un contenido mucho más atractivo, innovador y acorde con sus capacidades y sus preferencias.

- Hoy día existen abundantes aplicaciones móviles y recursos educativos de calidad para ser utilizados tanto dentro de las aulas, como complemento del docente, como en las casas, como herramienta de repaso e interiorización de los contenidos para los alumnos.

- Incluso los niños en edades más tempranas pueden acceder a apps pensadas específicamente para ellos que les permiten divertirse mientras descubren nuevos conceptos, desarrollan su creatividad, trabajan aptitudes matemáticas o habilidades como el pensamiento lógico o la agudeza visual, e incluso aprenden y practican un idioma.

- El uso de recursos digitales como vídeos de dibujos animados, música pegadiza y juegos educativos consiguen captar y mantener su atención durante más tiempo y de un modo mucho más eficaz que las clases teóricas de los métodos tradicionales. Además, el hecho de que este tipo de aplicaciones requiera la interacción del menor hace que éste se sienta parte del proceso y representa un estímulo adicional al aprendizaje, al convertirse en una experiencia lúdica e integradora y en el descubrimiento de un mundo por explorar.

Afortunadamente, cada vez son más los centros escolares que están favoreciendo la incorporación de estas nuevas herramientas tecnológicas a sus metodologías de trabajo con los más pequeños. Es un reto, pero sin duda los resultados no pueden ser más que positivos.

Autor: Cristobal Viedma, CEO y fundador de Lingokids