La zambomba. Cuento corto de Navidad para leer y estimular a los bebés

Lectura navideña y actividades de estimulación para bebés y niños pequeños

Marisa Alonso Santamaría

Los cuentos son una herramienta perfecta para estimular a los bebés, incluso cuando aún son muy pequeños. A través de nuestra voz, los colores de los dibujos, los juegos que hagamos a partir de la lectura, etc. podemos llamar la atención de nuestro pequeño al tiempo que reforzamos el vínculo afectivo. Por eso, en esta ocasión te proponemos un cuento corto de Navidad que podemos leer con los bebés en las fechas navideñas.

Para ayudarte en este ejercicio de estimulación y lectura navideña, te proponemos algunas actividades para niños pequeños de distintas edades. Vamos a leer el cuento de Marisa Alonso titulado 'La zambomba'.

Cuento corto de Navidad para bebés: La zambomba

Un cuento corto de Navidad para los bebés

Esa Navidad, en casa descubrieron que existía una palabra que a Manuel le hacía muchísima gracia. Esa palabra era: ZAMBOMBA.

- ¡Pambomba! ¡Pambomba! - repetía una y otra vez riendo el pequeño.

Cuando Esther quería divertirse con su hermano pequeño comenzaba a decir palabras sueltas: ¡Pandereta! ¡Mesa! ¡Abeto! ¡Zambomba! Solo cuando Manuel escuchaba la última palabra empezaba a reír como un loco, y acababan los dos muertos de la risa.

Un día su abuelo Mariano se presentó en casa con un objeto que Manuel no había visto nunca: era un recipiente de barro, hueco, cerrado en la parte superior por una piel tensa y por la otra estaba parcheado. Una varilla atravesaba por el centro.

- ¡Mira lo que te traigo, Manuel! - le dijo al niño.

Manuel lo miró, lo tomó en sus manos, y enseguida empezó a mover la varilla arriba y abajo.

- ¿Sabes qué es esto? - le preguntó.

El pequeño hizo sonar un poco la zambomba, pero negó con la cabeza. Su abuelo lo miró sorprendido.

- ¡Es una zambomba! Es un instrumento musical y se toca en los villancicos.

A Manuel se le iluminaron los ojos y empezó a reír contento. Su abuelo quitó la zambomba al niño, se humedeció los dedos para que sonara bien, y empezó a tocarla mientras que cantaba:

Esta noche nace un niño
blanco rubio y colorado.
Y ha de ser él pastorcito para cuidar el ganado.
Zumba, zúmbale al pandero,
al pandero y al rabel.
Toca, toca la zambomba. Dale, dale al almirez.

Manuel empezó a bailar alrededor de su abuelo, entusiasmado, canturreando el estribillo con su lengua de trapo:

Pumba, púmbale al pandero,
al pandero y al abel.
Toca, toca la pambomba. Dale, dale al almirez.

- ¡Pambomba! ¡Pambomba! - le pidió a su abuelo, extendiendo sus brazos.

Y cuando fue a coger la zambomba:

- ¡Cras! ¡Cras! ¡Cras!

Se le resbaló de las manitas, chocó con la mesa y cayó al suelo haciéndose añicos.

Manuel miró a su abuelo haciendo pucheros.

- ¡No te preocupes! Lo arreglaremos.

Abuelo y nieto recogían los trozos del suelo cuando entró por la puerta Julia, la madre de Manuel.

- ¡Vamos! Buscaremos algo que nos pueda servir. - dijo agarrando a su hijo de la mano.

En un pispás eligió un bote mediano de plástico, y sonriendo se lo enseñó a su hijo y a su padre. Bajo la atenta mirada del pequeño, mientras Mariano ponía caras raras para hacer reír a su nieto, arregló la zambomba y se la entregó. Entonces el niño comenzó a tocarla imitando a su abuelo y cantando de nuevo:

Pumba, púmbale al pandero,
al pandero y al abel.
Toca, toca la pambomba. Dale, dale al almirez.

Esas navidades Manuel descubrió que, zambomba, además de ser una palabra que lo hacía reír mucho era un instrumento musical, que su abuelo era muy divertido, y su madre era muy lista. Además aprendió muchos villancicos.

Cómo leer este cuento navideño a tu bebé

Leer cuentos navideños con los bebés

¿Os ha gustado este cuento corto especialmente escrito para los niños más pequeños? Para que la lectura sea más estimulante para ellos, a continuación te damos algunas claves para que tengas en cuenta a la hora de leerlo con tu hijo o hija.

- La capacidad de concentración y atención plena de un bebé es muy limitada. Es una habilidad que se va desarrollando a lo largo de toda la infancia. Por eso, no podemos pretender que nuestro bebé esté quieto y escuchando todo el cuento, de principio a fin. Es posible que no podamos leer el relato completo o que se levante de nuestro regazo para gatear.

- Para llamar la atención del pequeño, es importante no usar un tono de voz monótono. Saquemos el niño que llevamos dentro y vivamos el relato como si fuéramos los mejores cuentacuentos.

- Por supuesto, cuando llega el momento en el que el abuelo y el niño cantan el villancico: ¡tenemos que cantarlo!

- También nos podemos apoyar de una marioneta (que puede estar hecha con un sencillo calcetín con botones o con un palo de helado) para contar la historia de una forma más llamativa.

- Dado que el cuento habla de la zambomba y de otros instrumentos musicales típicos de la Navidad, podemos acompañar la lectura del cuento con alguno de ellos que tengamos por casa. ¡Les encantará hacer sonar la pandereta!

 

Ideas de actividades de estimulación a partir del cuento de Navidad

Actividades de estimulación en Navidad para niños

Es muy importante involucrar a los bebés en la celebración de la Navidad, porque ellos también forman parte de la familia y porque podemos proponerles actividades muy estimulantes para ellos. A continuación te proponemos algunos ejercicios de estimulación que están inspirados en la Navidad y en el cuento que acabamos de leer.

Todas ellas deben hacerse bajo la supervisión de los adultos y deben adaptarse a la edad y capacidades de los bebés o los niños más pequeños.

- Pintar la Navidad
Los bebés y los niños más pequeños pueden pasárselo en grande jugando con la pintura de dedos. Debemos tener en cuenta, sin embargo, que a estas edades se lo suelen llevar todo a la boca, por lo que tenemos que usar pinturas hechas a base de ingredientes que no sean tóxicos. Incluso, podemos preparar pintura casera con harinas y colorantes alimenticios.

Para que este ejercicio sea aún más navideño, podemos dibujar en el papel un Papá Noel o un abeto navideño para que los pequeños lo coloreen a su manera.

- Jugar con las bolas del árbol de Navidad
A los bebés les encantan las pelotas: tirarlas, arrastrarlas, gatear detrás de ellas... Podemos jugar mucho con las bolas del abeto navideño. ¡Cuidado! Si las bolas no son aptas para ello (con materiales que puedan ser tóxicos, si se rompen, si tienen bordes punzantes...) ¡es mejor usar pelotas para el bebé!

- Cantar villancicos en familia
Y, como no podía ser de otra forma... ¡vamos a cantar villancicos! A los bebés les encantarán las canciones de Navidad y podemos dar palmas mientras las disfrutamos.

Puedes leer más artículos similares a La zambomba. Cuento corto de Navidad para leer y estimular a los bebés, en la categoría de Cuentos en Guiainfantil.com.