6 claves para que los niños con autismo disfruten de una feliz Navidad

Si tienes un hijo o hija con Trastorno de Espectro Autista, estas navidades ten en cuenta estas consideraciones

Alejandro Écija
Alejandro Écija Maestro en audición y lenguaje

Ya está aquí. Ya llegó la Navidad. Las calles se llenan de luces, ruidos, y personas que colapsan las tiendas de cualquier ciudad que se tercie. Las casas empiezan a colapsarse de turrones, polvorones, mantecados y otra serie de dulces que nos hacen coger unos kilos. Y las familias… Bueno las familias entran en un estado de enervación debido a las prisas, los nervios y todos estos estímulos que, a decir verdad, son maravillosos, pero que, a menudo, se convierten en un desafío del que todos queremos disfrutar sin que nos pase factura.

Si a este estado en el que cualquier familia se ve sumergido le sumamos tener un hijo o hija con Trastorno del Espectro Autista en casa, puede convertirse en un reto que no deja indiferente a ninguno de los familiares más cercanos, especialmente a padres y hermanos. Es por eso que he decidido escribir reflexión, en la que encontrarás algunas claves para que los niños con autismo disfruten de una feliz Navidad.

Consideraciones a tener en cuenta en Navidad con los niños con autismo

Claves para que los niños con autismo disfruten de una feliz Navidad

Estas consideraciones te ayudarán a explicar a un niño con autismo en qué consiste la navidad, a saber cómo hay que actuar en esta época y, de la misma forma, flexibilizar la conducta durante estos días de constantes cambios.

1. Explícale a tu hijo en qué consiste la Navidad
Si consideras que tu hijo aún no conoce muy bien cuáles son las rutinas habituales de estas fechas, en qué consisten las fiestas, por qué las hacemos, etc., es un buen momento para que le expliques de forma sencilla todas estas cuestiones.

Pasa tiempo con él dibujándole aquellas cosas que van a ocurrir durante estos días festivos en los que no hay colegio. Puedes usar un calendario para señalar las fechas más importantes en las que habrá cambios. De esta forma, podrás indicarle si vais a ir a algún sitio especial, si vais a cenar en casa de alguien, si vais a salir de vacaciones unos días, etc.

2. Anticípale lo que vais a realizar durante las navidades con una agenda visual
Tómate tu tiempo para, como en el punto anterior decíamos, encontrarte con tu hijo unos minutos cada mañana a primera hora y contarle con una agenda visual qué es lo que va a suceder durante el día. Estos días suelen ser fechas señaladas por los cambios que acontecen (ir de compras, visitar a familiares o hacer cualquier otra actividad que no sea frecuente en el hogar).

3. Cuidado con los cambios durante estas semanas
Los cambios suelen agitar a las personas con autismo. Ellos y ellas prefieren situaciones más rutinarias y estables en las que sepan lo que va a ocurrir. Si puedes prever alguno de los cambios que se van a dar, anticípaselo a tu hijo.

Si por el contrario, el cambio ha sido repentino, tomaros un tiempo juntos para hablar de ello de forma sencilla. Para ello, apoyándote en dibujos visuales. Dale las conductas que esperas que debe de realizar y explícale cómo debe sentirse frente a estos cambios. Por ejemplo, “no vamos a casa de la abuela porque está enferma, nos quedamos en casa jugando a las cartas. Todos estamos contentos y tranquilos”.

4. Atención a los estímulos
Las personas con autismo suelen tener hipo o hiper sensibilidad a estímulos de diversos tipos, especialmente los visuales y los sonoros. Debido a que estas fechas suelen ser muy agitadas en estos sentidos, intenta que tu hijo se mantenga en un ambiente tranquilo si tiene algunas de estas características. Si no tienes más remedio que introducir a tu hijo en alguna de estas situaciones puedes probar con unos cascos que aíslen el ruido, un mp3 con su música favorita, o un juguete que sea de su interés.

5. Trabaja las cuestiones del colegio durante la Navidad
Trabajar durante las navidades algunas de las cuestiones que ya se están realizando desde el centro docente con tu hijo debería ser algo que forme parte de la rutina diaria. Además, los motivos no son solamente los propiamente académicos, sino que realizar algunas actividades conocidas y sencillas le ayudará a tener mayor sensación de control y, por lo tanto, en la mayoría de las ocasiones, debería ser algo placentero para él. Si no encuentras tareas del colegio que sean de su agrado, quizás puede ayudar en tareas de casa.

6. Disfruta de la familia
A veces nos olvidamos de lo más importante en estas fechas: disfrutar de la familia. Descansa y tómate tiempo para estar con tu hijo. Crea vínculos afectivos que desarrollen en el hogar familiar una mayor estabilidad emocional.

¡Feliz Navidad a todos!