Síntomas y causas más comunes que agravan el bruxismo en los niños

El bruxismo infantil es una realidad que cada vez afecta a más niños y que, por sus características, es difícil de detectar

Elena Criado
Elena Criado Odontóloga

El bruxismo es una dolencia en la que el afectado aprieta la mandíbula o frota la arcada inferior y superior de los dientes entre sí, desgastando las piezas de manera inconsciente y causando episodios de molestia y dolor. Aunque normalmente este trastorno se asocia a los adultos, lo cierto es que en los últimos años se está registrando un aumento de los casos entre los más pequeños. ¿Cuáles son los síntomas y las causas más comunes que agravan el bruxismo en los niños? ¡Veámoslo en detalle!

Causas y síntomas del bruxismo infantil

bruxismo infantil

Según los últimos datos del Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2020, el 14% de los niños han padecido este problema en el último año, una cifra que supone 4 puntos porcentuales más que en 2019.  Normalmente, aparece entre los seis y los diez años y coincide con la caída de los dientes de leche y la oclusión de estos como una forma natural de estimular la dentición y favorecer la formación de la cara. Sin embargo, si este hábito persiste, puede conllevar problemas como hipersensibilidad dental, fracturas de los dientes, recesiones de encías o limitación en la apertura de la boca.

¿Cuáles son las causas más comunes que agravan el bruxismo infantil? Puede deberse tanto a factores físicos como emocionales. Manías como morderse las uñas o el bolígrafo mientras realizan sus tareas escolares o un uso excesivo del chupete pueden impulsar su empeoramiento. En algunos casos está relacionado con el estrés y la ansiedad. En este sentido, cabe destacar que muchos organismos ya han alertado de que la salud mental de los más pequeños también se ha visto fuertemente agravada durante la crisis sanitaria del COVID 19.

[Leer más: Impacto psicólogico del coronavirus en los niños]

En cuanto a los síntomas, además de los mencionados, este problema puede conllevar:

- Dolor en la articulación temporomandibular.

- Dolor en los músculos masticatorios y cervicales.

- Dolor de cabeza.

- Ruido por el rechinamiento dental.

- Descanso deficiente.

- Cansancio.

Se trata, además de un trastorno que ocurre, la mayoría de las veces, de manera inconsciente mientras se duerme, algo que dificulta su detección. Lo ideal es acudir al odontólogo para que realice una correcta exploración de la boca y la cara, así como un cuestionario de salud y de hábitos del pequeño.

Una vez realizados y tras el análisis de los síntomas que presente el niño, el odontólogo podrá emitir un diagnóstico clínico de bruxismo e indicar si es necesario un tratamiento. En este sentido es recomendable que los padres acudan al odontopediatra desde el primer año de vida de su hijo o hija para que se pueda realizar un control de la erupción de los dientes y el crecimiento de los huesos maxilares.

De esta manera, se podrán prevenir alteraciones de la mordida, un posible crecimiento descompensado de los huesos de la cara o de la erupción de los dientes. Estos factores son muy influyentes en la aparición del bruxismo y, por tanto, su control reducirá las posibilidades de que aparezca este problema en el futuro.

Tratamiento para hacer frente al bruxismo en los niños

tratamiento del bruxismo en los niños

A la hora de paliar los efectos que provoca en los niños es imprescindible tener en cuenta que se trata de un problema multifactorial y, por ello, hay que identificar las causas que lo están produciendo. Es decir, si proviene de causas como la ansiedad y el estrés, el tratamiento estará más enfocado a terapias psicológicas y de bienestar emocional que si se debe a una maloclusión de la cavidad bucal.

A partir de ahí, el tratamiento debe ser lo menos invasivo posible, evitando el uso farmacológico que quedará reservado para los casos más complejos. Lo ideal es establecer una terapia multidisciplinaria entre pediatra, odontólogo, psicólogo, fonoaudiólogo, padres y el propio paciente motivado.

¿Qué pueden hacer los padres en casa? La relajación antes de ir a la cama es muy beneficioso para amortiguar la aparición del bruxismo. Aquí proponemos una serie de trucos para ello:

- Preparar un baño caliente antes de cenar e ir a dormir.

- Tomar un vaso de leche caliente (con el posterior lavado de dientes).

- Leer un cuento.

- Escuchar música relajante.

- Dejar a un lado los dispositivos electrónicos al menos dos horas antes de dormir.

- Evitar que se vaya a dormir preocupado o enfadado.

- Dar un pequeño masaje (se puede jugar a hacer dibujos en la espalda, por ejemplo).

- Eliminar las cenas pesadas y el azúcar a partir de las cinco de la tarde.

Como hemos visto, el bruxismo infantil es una realidad que cada vez afecta a más niños y que, por sus características, es difícil de detectar. Por ello, lo más importante que se debe hacer como padres es visitar al odontopediatra para evaluar y detectar de dónde viene este problema y formular un tratamiento en caso de que sea preciso.

Puedes leer más artículos similares a Síntomas y causas más comunes que agravan el bruxismo en los niños, en la categoría de Cuidado dental en Guiainfantil.com.