Cómo preparar al niño para afrontar la gripe estacional

¡Qué viene la gripe! ¿Qué podemos hacer para tratar la gripe en nuestro hijo?

Iván Carabaño Aguado

Con la llegada del otoño, volveremos a hablar sobre la importancia de manejar adecuadamente la gripe. Desde Guiainfantil.com queremos aportarte diez pistas para que afrontes razonablemente esta enfermedad.

Así es como puedes preparar al niño para afrontar la gripe estacional.

Consejos para que el niño pueda afrontar la gripe estacional

qué hacer si el niño tiene gripe

- Antibióticos no, gracias. La gripe es una infección vírica. Sé que lo sabes de sobra, pero por si acaso te lo recuerdo de nuevo: los virus no mueren con antibióticos. Sólo si tu pediatra constata u opina firmemente que hay una sobreinfección bacteriana te los pautará.

- Si tu hijo pertenece a alguno de los grupos de riesgo, vacúnale. Es lo mejor que puedes hacer por él. Se consideran grupos de riesgo los pacientes con: enfermedades respiratorias crónicas, enfermedades cardiovasculares graves, enfermedades metabólicas crónicas, enfermedades renales crónicas, enfermedad inflamatoria intestinal, inmunodeficiencias, enfermedades oncológicas, enfermedades hematológicas graves, enfermedad neuromuscular crónica, malnutrición, obesidad mórbida, prematuridad, síndrome de Down y pacientes que reciben tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico. A su vez, se considera situaciones de riesgo: niños de 6 meses-5 años bajo tutela de la administración, adolescentes embarazadas y convivientes con personas de riesgo.

- La gripe, al igual que los catarros, se transmite a través de gotitas respiratorias que emitimos a toser, al estornudar, etc. También, a través de las manos. Por tal motivo, debes enseñar a tu hijo a que cuando tose o estornude, debe interponer el codo (no la mano).

- No existe ningún jarabe que sea muy eficaz para la tos. Lo sentimos, pero es así. Un consejo: la miel tiene un pequeño efecto antitusígeno. Puedes endulzar ligeramente un vaso de leche tibia antes de mandar a la cama a tu hijo. Eso sí: no esperes ningún milagro.

- De igual manera, los jarabes para disolver los mocos no han demostrado científicamente eficacia. Si tu hijo tiene taponada la nariz por mocos, lo mejor que puedes hacer es despejar su vía nasal con un suero fisiológico o con agua de mar.

- La gripe no hay que sudarla. Esto es: no arropes de más a tu hijo si tiene un cuadro gripal.

- Cuando se tiene gripe, es normal que el apetito baje, y que no apetezca comer mucho. Esto es, no fuerzas a la ingesta de tu hijo. Además, al tener inflamada la garganta, al tragar le va a doler un poco. Te aconsejamos que le preguntes qué le apetece, y respeta sus preferencias hasta que se encuentre algo mejor.

- En los cuadros febriles se pierden líquidos. No te olvides de ofrecerle agua periódicamente al pequeño.

- ¿Cuándo puede regresar al colegio? Tu hijo dejará de ser contagioso cuando lleve al menos 24 horas completas sin fiebre.

- ¿Cuándo tienes que ir a Urgencias de un hospital? Si tu hijo tiene un llamativo malestar general, manifiesta dificultad respiratoria o vomita de manera incesante, debes llevarle a que le valoren con cierta rapidez. Recuerda que la gripe cursa siempre con fiebre alta (39-39.5º), y que la magnitud de la temperatura en este caso no es un sinónimo de gravedad.