Cómo puede la varicela afectar a la salud dental de los niños

Recomendaciones para tratar el virus de la varicela

Carla Estrada

Algunos padres me consultan algo que les resulta muy frecuente, que les ha ocurrido a ellos y que 'temen' que les pueda pasar a sus hijos. El hecho de ir al dentista y que el médico, nada más ver su dentadura, les diga que han pasado la varicela y que hay consecuencias en su esmalte. Es algo de primeras chocante, pero que vamos a pasar a explicar, y es que la varicela puede afectar a la salud bucocental de los niños. 

Consecuencias de la varicela para la salud bucodental de los niños

Cómo puede la varicela afectar a la salud dental de los niños

La varicela es una enfermedad infecto-contagiosa, producida por el virus varicela zoster (WZ) o herpes virus 3 en humanos. Puede afectar a cualquier edad, pero las edades más frecuente en niños es entre los 5 a 9 años, siendo las edades extremas (bebés y adultos) donde se ven los casos más graves. Igualmente es peligroso para los pacientes inmunodeprimidos, que ya han sido afectados por el virus varicela zoster, y es que no es raro que se reactive el virus como un herpes zoster, afectando gravemente a estos pacientes.

El virus se puede transmitir a través de la vía respiratoria, por las gotitas de flugge (saliva) que salen cuando el niño habla, tose o estornuda y, también, se transmite por contacto directo de un niño a otro. Después de ocurrir el contagio, el virus comienza a replicarse en ganglios linfáticos regionales durante unos 2 a 3 días y luego se produce una primera viremia de unos 4 a 6 días.

Posteriormente, el virus se replica a nivel del bazo y del hígado para producir la segunda viremia y replicarse en muchos otros órganos, incluso llegando a nervios sensoriales donde permanecen en forma latente y si se reactivan lo harán como Herpes zoster.

Primero hay un período prodrómico donde puede haber malestar general, dolor de garganta, fiebre, dolor de cabeza, tos por unas 48 a 72 horas y luego la manifestación más característica de la enfermedad, que es una erupción cutánea de maculas generalizadas, que luego evolucionan a pápulas, vesículas, pústulas y costras.

A nivel de la cavidad oral también hay manifestación de la enfermedad, caracterizada por lesiones vesiculares a nivel de la lengua, carrillos, paladar duro, encías y pilares posteriores, que posteriormente se rompen produciendo poco o mucho dolor.

También se ha determinado que a nivel de la dentadura el virus produce lesiones, como es la hipomineralización del esmalte incisivo-molar, aunque en realidad son pocos los casos documentados de pacientes con estas lesiones, por lo que se sugiere continuar con la investigación de la posible relación del virus de la varicela y las lesiones dentales.

El diagnóstico diferencial del virus de la varicela se debe hacer con:

- Síndrome boca-mano-pies.

- Estomatitis aftosa

- La primoinfección por herpes virus.

Las complicaciones de esta enfermedad se ven más frecuentemente en las edades extremas, mujeres embarazadas, en pacientes inmunodeprimidos y en pacientes con patologías previas, sobretodo las respiratorias, ya que una de las complicaciones puede ser neumonía. También se puede observar encefalitis, infecciones secundarias de las lesiones, síndrome de Reye y Neuritis intercostal o del trigémino.

La varicela en las mujeres embarazadas 

varicela y embarazadas

Antes de concluir y darles unas recomendaciones, les deseo contar mi experiencia con esta enfermedad… Estaba embarazada de mi primera hija, a punto de comenzar la semana 30 de gestación y trabajaba como médico rural en un ambulatorio de la ciudad donde vivo en Venezuela.

Una madrugada de guardia me despertaron para ver un chico que consultaba por fiebre muy alta y cuando llegó a la puerta, me di cuenta que lo que tenía era varicela y, de verdad, casi no me acerque porque nunca había padecido de esta enfermedad. Hice las indicaciones y me fui de nuevo a la habitación. Al día siguiente, debía pasar una consulta y una de las pacientes tenía un herpes zoster y pensé: 'Dios, qué pasa'. De verdad, tenía miedo de contagiarme.

A la semana siguiente, comencé con síntomas de resfriado, con mucho malestar y dolor de cabeza, y de repente, me pasé la mano por mi pecho y sentí una pepita. Me espanté y  me dije: 'Carla, esto es varicela o como le decimos en Venezuela, lechina'. Y de verdad caí en depresión pensando en lo que venía y el peligro de poder hasta perder mi bebé

De verdad fueron como tres semanas terribles en cama, con fiebre altísima y lesiones de piel por todo mi cuerpo y en mucosa oral, que no me permitían ni alimentarme, solo toleraba líquidos. También sufrí de neuritis intercostal y facial, o sea, no podía ni caminar ni abrir la boca, de verdad fue terrible.

Lo primero que hice fue averiguar cuánto podría afectarse mi bebé y quedé algo más tranquila cuando me informé que la varicela es peligrosa en el primer trimestre del embarazo, ya que el virus traspasa la barrera placentaria y puede producir hasta deformidades y muerte fetal.

Sin embargo cuando llegué al parto, mi inquietud y angustia eran muy grande y deseaba verla rápidamente para comprobar que estaba todo muy bien y sin ninguna deformidad.

Y bueno, gracias a Dios así fue. Roxanna Andrea nació sanita, pero algo curioso, que nació con una costra en una de sus manos, que al principio pensé que era un nevus (lunar), pero a los pocos días, la costra se cayó.  O sea, que el virus si pasó la barrera placentaria, pero en muy poca cantidad, como para no afectar la salud y vitalidad de mi hija. Ya hoy es una mujer de 30 años bella y sana, gracias a Dios y con una preciosa hija de 7 años que es mi nieta amada.

Recomendaciones para tratar el virus de la varicela 

recomendaciones para tratar la varicela

- Colocar la vacuna contra la varicela, en dosis única a los 12 meses en algunos países y a los 15 meses de edad, en otros.

- No Automedicar.

- Consultar con el pediatra, quién hará indicaciones adecuadas para mejorar rápidamente los síntomas y evitar las complicaciones.

- Mantener reposo en cama y tomar abundantes líquidos, sobretodo agua.

- Cortar las uñas y mantenerlas bien limpias, para evitar la reinfección de las lesiones al rascarse, ya que son lesiones muy pruriginosas.

- Evitar llevarlos a las escuelas infantiles, colegios o cualquier salida mientras presente la enfermedad, ya que la varicela se contagia en cualquier etapa de las lesiones (es muy virulenta).

Puedes leer más artículos similares a Cómo puede la varicela afectar a la salud dental de los niños, en la categoría de Enfermedades infantiles en Guiainfantil.com.